Joel Sartore y su lucha por conservar las especies, en Photo Ark

Tras hablar de Pristine Seas, hoy nos sumergimos en otro proyecto que lleva por bandera la protección del medio ambiente. Una vez más, la fotografía adquiere el papel de medio encargado de concienciar a la sociedad, y lo hace en manos de Joel Sartore. Este fotógrafo, conservacionista y explorador ha colaborado con el New York Times, Smithsonian, Eagle Scout o la NBC en trabajos que han tenido siempre a la naturaleza como eje central.

Hace ya varias décadas que se sumergió en uno de los proyectos más apasionantes e inspiradores de National Geographic. Durante estos años ha recorrido el mundo con el objetivo de documentar todas y cada una de las especies animales que se encuentran actualmente en cautividad para concienciar acerca de la importancia de preservar su vida. Como él mismo explica, “Photo Ark nace de la desesperación con el fin de detener o al menos ralentizar la pérdida de biodiversidad global”.

Su aventura comenzó cuando diagnosticaron a su esposa cáncer de mama. Joel Sartore decidió entonces hacer un parón en su vida profesional, para dedicarse enteramente a su familia, y en el que se replanteó la continuidad de su carrera. Quería hacer algo positivo, algo con un impacto real, contribuir con su pequeño granito de arena a hacer de este mundo un lugar un poco mejor. Así se embarcó en Photo Ark.

Colabora con acuarios, zoológicos, puntos de rehabilitación de la vida silvestre y otros centros para contar la historia de los animales antes de que sea demasiado tarde. Para ello, se vale de fotografías de estudio con fondos lisos, blancos o negros, en las que consigue retratarlos en actitud casi humana, con esa belleza e inteligencia innata, en condiciones de igualdad sin importar su tamaño. Porque no podemos subestimar la importancia en el equilibrio de los ecosistemas de la especie más pequeña.

Proyecto Photo Ark

Joel Sartore

Para explicar esto, el conservacionista Pat Rakes utiliza la metáfora del mundo como un avión. “Podríamos no darnos cuenta de que hemos perdido uno o dos remaches del aparato y no sufrir consecuencias volando sobre el océano. Pero si pierdes demasiados durante el vuelo, el avión se viene abajo con todo lo que lleva a bordo. Estos remaches son las especies aparentemente irrelevantes que intentamos salvar. Sabemos demasiado poco para tener la arrogancia de pensar que una forma de vida del planeta no es importante”.

Y como dicen que solo salvamos lo que amamos, en Photo Ark, Sartore busca crear ese vínculo emocional con la esperanza de que “al mirar a estos animales a los ojos, nos sintamos inspirados para protegerlos mientras aún estemos a tiempo”. Cuando una desaparece todo el planeta se ve afectado, porque “al salvar especies, en realidad nos estamos salvando a nosotros mismos”. Dependemos de los insectos que polinizan las plantas, de los árboles que nos aportan oxígeno, moluscos que filtran el CO2… Proteger sus hábitats es esencial para frenar este desastre natural.

Photo Ark es en definitiva una campaña de concienciación que ha derivado también en una exposición que se organiza en base a la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Así, podemos encontrar desde especies en preocupación menor a otras ya extintas que Joel Sartore aún pudo fotografiar. El proyecto cuenta ya con más de 8.500 animales retratados, pero se calcula que una vez se haya finalizado este archivo de la biodiersidad contenga fotografías de más de 12.000 de especies de los cinco continentes. Te dejamos por aquí algunas de ellas.

Esther de Vicente
Estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Amante de la vida y sus momentos. Me encanta la fotografía, el mundo de la moda, y por encima de todo viajar. Siempre con ganas de conocer lo desconocido.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.