«Mis fotografías son mi vida de fantasía», Ryan McGinley

Ryan McGinley nació en Remsey, New Jersey, en el año 1977. Su pasión por el mundo del arte comenzó desde muy pequeño. Estudio Diseño Gráfico en la Escuela Parsons de Nueva York, donde tomó sus primeras fotografías. Desde entonces no ha dejado de experimentar, realizando trabajos frescos y sugerentes, siempre con un punto de descaro.

En el año 1999 elaboró a mano un libro con fotografías que había realizado a sus amigos y lo envió a más de cien fotógrafos hacia los que sentía una profunda admiración para dar a conocer su talento. Cuatro años más tarde se convirtió en el artista más joven en exponer de manera individual en el neoyorquino Museo Whitney, lo que le hizo ser reconocido como el mejor fotógrafo del año por la American Photo Magazine.

Ryan McGinley "Animals"

Ryan McGinley

Las primeras imágenes de McGinley retrataban su propio entorno; skaters, graffiteros y músicos callejeros capturados de forma espontánea. Sin poses, sin preparación, sólo Ryan cámara en mano fotografiando lo que ocurría a su alrededor. Posteriormente fue evolucionando hacia un estilo mucho más fantástico e irreal.

La desnudez siempre ha estado presente en todos sus proyectos. Jóvenes sin ropa y sin reservas, corriendo desnudos por una pradera, tumbados en la hierba o saltando en un arroyo. Ryan McGinley es todo un experto en crear mundos de fantasía que son siempre una veneración al hedonismo y a la naturaleza.

Ryan McGinley "Animals"

Ryan McGinley

Tarrence Malick y Gilles Larrain son sus fuentes de inspiración. McGinley explica así su trabajo: «Mis fotografías son una celebración de la vida, de lo hermoso y lo divertido. Son una palabra que no existe, algo fantástico. La libertad es real, no hay reglas. Son la vida que desearía vivir».

Su último proyecto es «Animals», un conjunto de veintitrés fotografías en las que se vuelve a repetir el patrón de la desnudez, que se ha convertido ya en la marca de identidad del fotógrafo, pero  que además incluyen animales exóticos. Como él mismo afirma, los animales no son complementos ni decoración en las imágenes, sino que son los verdaderos protagonistas de las composiciones.

Ryan McGinley "Animals"

Ryan McGinley

La mayoría de las fotografías destacan por su colorido, por fondos en tonos imposibles que hacen de este trabajo algo profundamente psicodélico. Otras por el contrario, mantienen un discreto blanco y negro que rompe drásticamente con esta viveza.

El fotógrafo en ningún momento quiso conseguir imágenes premeditadas, con poses perfectas y controladas. Dejó al animal junto al modelo libremente, y se limitó a fotografiar lo que sucedía. Los animales en ocasiones se mostraban dóciles, mientras que en otras arañaban y mordían. Hay imágenes en las que se pueden apreciar con total claridad las marcas que dejaban en los cuerpos de los modelos, incluso en una de ellas se puede ver como cae un hilo de sangre de una herida.

Ryan McGinley "Animals"

Ryan McGinley

El cuerpo se convirtió así en el paisaje de la fotografía, el elemento con el que interactuaba de forma orgánica el animal. La incertidumbre de no saber cómo se iba a desarrollar el momento ha originado un trabajo que mezcla de forma realmente armónica la ternura con la tensión.

Se trata de fotografías casuales pero calculadas, el componente principal es la imprevisibilidad, pero el fotógrafo se encargó de conseguir un equilibrio perfecto con imágenes bien compuestas y dotadas de sentido, con colores y ángulos estudiados. Ryan McGiley ha conseguido así un trabajo muy cuidado con un marcado toque surrealista que lo hace verdaderamente atractivo.

Ryan McGinley "Animals"

Ryan McGinley

 

Esther de Vicente
Estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Amante de la vida y sus momentos. Me encanta la fotografía, el mundo de la moda, y por encima de todo viajar. Siempre con ganas de conocer lo desconocido.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.