Los desafíos a los que tiene que hacer frente el fotógrafo para hoteles

Una de las salidas para el fotógrafo profesional es la fotografía de interiores. En concreto en este artículo hablaremos sobre el trabajo del fotógrafo para hoteles y utilizaremos como ejemplo las imágenes Raúl Palma.

La fotografía de interiores es uno de los ámbitos en el que se presentan más dificultades a nivel técnico. El fotógrafo para hoteles debe cuidar especialmente elementos como los reflejos, la sobreexposición o la temperatura de color. En este artículo te contamos cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta en su trabajo.

Fotógrafo para hoteles Raúl Palma

Raúl Palma

Elección de la lente

En ocasiones, cuando nos encontramos ante estancias de reducido tamaño o simplemente queremos que la habitación que vamos a fotografiar parezca más grande, utilizamos grandes angulares. Como todos sabemos, son aquellos que comprenden entre los 18 y los 35mm y que nos permiten conseguir un ángulo de visión que va desde los 63 a los 120º. Nos permiten por tanto incluir en la imagen los elementos que se encuentran a los lados de la máquina fotográfica.

Recordemos que el ángulo de visión del ojo humano es de 180º, por lo que muchas veces lo que vemos y queremos plasmar no es lo mismo que lo que aparece cuando miramos a través del objetivo de la cámara. Es por ello que el fotógrafo para hoteles emplea el gran angular.

Los grandes angulares permiten captar un mayor ángulo de visión, además de contar con una gran profundidad de campo que nos permite mantener enfocados la mayor parte de los planos de la imagen.

Sin embargo, no todo son ventajas. Estos objetivos deforman la imagen. Si bien es cierto que los problemas provocados por pequeñas distorsiones podemos solucionarlas con programas de retoque como Lightroom, en ocasiones la distorsión es tal que no permite este tipo de arreglos. Las distancias y las proporciones de los objetos quedan modificadas porque se altera la distancia real entre los planos.

Fotógrafo para hoteles Raúl Palma

Raúl Palma

Control de la iluminación

La iluminación es seguramente el principal problema de muchos fotógrafos, especialmente los que se dedican a la fotografía de interiores. A pesar de que estemos trabajando a cubierto, lo ideal es hacerlo de día para poder aprovechar la luz natural. Es importante encender siempre todas las luces. Aunque la estancia tenga grandes ventanales por los que entren sin problema los rayos del sol, de esta forma vamos a conseguir un ambiente más cálido y acogedor.

Si tenemos que utilizar luz artificial, debe ser siempre de la misma tonalidad que la de la habitación. Hay que prestar especial atención al balance de blancos para equilibrar la temperatura de color. Para ello el fotógrafo para hoteles utiliza el elemento protagonista de la composición.

También hay que tener cuidado con los reflejos y las zonas sobreexpuestas. Es probable que si trabajamos en un día muy soleado y entra gran cantidad de luz por las ventanas, esta zona de la imagen aparezca quemada. Por otra parte, para evitar brillos innecesarios, se recomienda hacer rebotar el flash en el techo para conseguir una luz difusa y uniforme en toda la estancia.

Fotógrafo para hoteles Raúl Palma

Raúl Palma

Cuidado de la composición

Igual de importante que los puntos anteriores es cuidar estéticamente la composición. El fotógrafo para hoteles debe respetar las perspectivas y los ángulos para no romper la magia de la composición. A diferencia de la fotografía de estudio, aquí el profesional debe adaptarse al espacio. En ocasiones estos serán muy reducidos, otras veces tendrá elementos que obstaculizarán su perfecta colocación, etc.

Se presupone que vamos a trabajar en estancias cuya decoración está previamente estudiada por los encargados del establecimiento. La combinación de los colores, la disposición de los muebles y los accesorios en este caso no serán tarea del profesional.

Fotógrafo para hoteles Raúl Palma

Raúl Palma

En general se pedirá al fotógrafo para hoteles que fotografíe las mejores zonas del hotel, aquellas en las que los huéspedes disfrutan más. Además, se suelen cuidar los detalles en función de las características de cada época del año. Si es verano interesa fotografiar la zona de la piscina con las hamacas perfectamente colocadas y el césped recién cortado; pero si es invierno resulta mucho más atractivo el fantástico árbol de navidad que decora el hall o la chimenea encendida en la habitación.

La fotografía de interiores está en auge, y en concreto la figura del fotógrafo para hoteles es cada vez más demandada en la actualidad. ¡Supera este reto con éxito y conviértete en un gran experto!

Fotógrafo para hoteles Raúl Palma

Raúl Palma

Esther de Vicente
Estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Amante de la vida y sus momentos. Me encanta la fotografía, el mundo de la moda, y por encima de todo viajar. Siempre con ganas de conocer lo desconocido.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.