“Los espacios me confrontan a la manera de las personas, tienen carácter, historia, su propia personalidad. Muchos son similares y sin embargo, a pesar de ellos, tienen diferencias.” Candida Höfer

Los grandes espacios tienen su encanto, hablan de presentes, pasados y futuros, entornos que reflejan el vaivén de los días aun estando vacíos. Así los ve Candida Höfer, discípula de Hilla y Bernd Becher, autores de la fotografía de paisaje industrial, de quienes hablábamos hace unos días.

Höfer heredó de ellos la estética conceptual y fueron su influencia para dedicarse a  la fotografía arquitectónica, dejando de lado la de carácter social. Es conocida como uno de los representantes más importantes de la Escuela de Düsseldorf.

Autoretrato de Candida Höfer

Candida Höfer

Nació en Eberswalde, Alemania, hija del periodista Werner Höfer, quién era uno de los encargados del departamento de publicidad de Hitler en ese momento.

En 1968 Candida tuvo su primer contacto directo con la fotografía como retratista de prensa en varios periódicos locales. Más adelante en 1973 comenzó a estudiar en Werkkunstschule, dedicándose a la cinematografía de la mano de Ole John, no obstante terminó por especializarse en la fotografía arquitectónica gracias a Hilla y Bernd Becher,  con los cuales se consagró como uno de los primeros alumnos en utilizar color en las fotografías de arquitectura.

calle de una ciudad por Candida Höfer

Candida Höfer

Interior de una casa

Candida Höfer

Estas fotografías eran realizadas en espacios públicos como salas de espera, bancos, oficinas, bibliotecas, teatros, museos, universidades, salas de conferencia, etc. teniendo una gran acogida de parte de aquellos que la conocían.

Entre todos sus trabajos, unos de sus proyectos más importante es la serie “Turks in Germany”, dónde Candida plasmó la vida de los trabajadores turcos que emigraban a Alemania.

Carniceria turca en Alemania

Turks in Germany. Candida Höfer

Turcos descansando en un parque alemán

Turks in Germany. Candida Höfer

Casi todas sus fotografías destacan por tener un formato de 38 x38 cm o 38 x 57 cm, por la frialdad, la disciplina técnica y la limpieza visual, pero donde no falla, es en la ausencia de humanos. Ella misma afirma que “las personas son más visibles al estar ausentes”.

 Candida Höfer sonriendo

Candida Höfer

“Los temas de mi trabajo son los espacios públicos y semi-públicos. Yo los prefiero cuando están sin gente. Espacios que entonces parecen hablar más de acerca sobre las personas, lo que hacen por ellos y lo que la gente ha estado haciendo para ellos. Los espacios son acerca de la luz. Es por esto que yo los fotografío con la luz que encuentro en ellos, ya sea luz natural o artificial. Los espacios tienen funciones. Las funciones crean similitudes. Estoy fascinada por las diferencias en estas similitudes”.

Höfer logra captar lo singular de cada espacio, sus igualdades y las perspectivas con alguna similitud, que hace de todo el retrato una perfecta simetría de patrones. Hace énfasis en detalles estéticos, las repeticiones y los ángulos, y utiliza todo el espacio del lugar elegido, de principio a final observando con especial atención los límites del mismo.

Universidad de basel

Candida Höfer

Librería alemana con pinturas en el techo

Candida Höfer

Biblioteca de la Universidad de Basel

Candida Höfer

Realiza las sesiones cuando los espacios han cerrado la entrada al público, o si es en algún teatro, aguarda hasta que los participantes estén descansando de los ensayos. Candida afirma que cada lugar le ofrece una primera impresión distinta cada uno, y luego al revelarlas puede ver otro punto de vista.

Sala de teatro en Guadalajara

Candida Höfer

Dedica mucho tiempo a los sesiones, ya que toma las fotos en largas exposiciones para poder lograr la luz adecuada en cada espacio. Toma muy en cuenta este factor, así sea controlando la luz exterior natural o manejando la luz interna artificial que ilumina continuamente la zona.

Candida con los años ha aprendido a elegir con detenimiento qué lugares y qué perspectiva realizar la toma, para ello utiliza una “Hasselblad 6×6 o la Linhof 9×12” y se documenta con anterioridad sobre la historia y la composición arquitectónica que complementa cada estancia.

IES Otero Pedrayo de Ourense

Candida Höfer

 

Real Gabinete Portugues de Leitura Rio de Janeiro

Candida Höfer

Musee du Louvre

Candida Höfer

Gracias a sus grandes formatos es posible una gran y diversa acumulación de información en cada fotografía que hace al espectador mirar con más detenimiento, observar lentamente cada detalle y ver que el vacío que provoca la inexistencia humana, está lleno de colores y de composiciones simétricas que hablan por sí mismas, dejando claro el objetivo de Höfer al realizarlas, la representación de un pequeño universo hecho por manos humanas.

Candida, también conocida como la “arquitecta de la luz” ha fotografiado lugares tan impresionantes como famosos, entre ellos: el Walters Art Museum, de la Universidad Johns Hopkins, el Louvre, el monasterio de los Jerónimos de Lisboa, de monasterios y abadías benedictinas de Austria, el Teatro Estatal de Linz, y muchos otros más.

Con su trabajo es fácil perderse ante tanta presencia, olvidarse del alrededor y hacer un viaje con regreso a lo profundo de cada espacio, lugar o rincón.

Massy Zaiter
Dominicana residente en Madrid, periodista, community manager y fotógrafa profesional que incursiona en el mundo de la fotografía de bodas. Me gusta conocer nuevas culturas y desnudar un libro tomando café.
Massy Zaiter on FacebookMassy Zaiter on InstagramMassy Zaiter on Twitter

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.