Descubre todas la polémicas alrededor del World Press Photo

Hace unos meses hablábamos de los mejores concursos de fotografía a nivel mundial. Seguro que más de uno habrá oído alguna vez hablar del prestigioso concurso de fotografía de prensa, World Press Photo, donde se entregan los premios a las mejores fotografías que mejor muestran y documentan la realidad de lo que ha sucedido en el último año.

Pero lo que también es seguro es que muchas estaban relacionadas con las polémicas que suelen surgir una vez se dan a conocer los ganadores.

Mujer árabe abrazando a un hombre

Samuel Aranda, World Press Photo 2012

Como comentaba al principio, las fotografías que participan pertenecen a periodistas cuyas fotografías han sido publicadas en algún medio durante el año anterior. Hay que hacer énfasis en el hecho de que las fotografías corresponden al ámbito del periodismo, y por lo tanto se da por hecho que la manipulación digital no está permitida.

En otras áreas de la fotografía, como la naturaleza, existen debates intensos sobre lo que es la manipulación, hasta donde se considera retoque y si está permitido o no. En fotoperiodismo, dicho debate también existe, aunque dando por hecho que no se puede alterar ningún elemento de la fotografía, y que lo que se muestra en ellas ha sucedido de verdad, sin que el fotógrafo intervenga o prepare la escena.

Mujeres desnudas y hombres vestidos alrededor de una mesa

Giovanni Troillo al final fue despojado del premio por mentir sobre la ubicación en la que tomó una fotografía

Con cada edición suele aparecer una nueva polémica que pone en duda si la fotografía es lícita y merece dicho galardón. A continuación comentaré algunos casos que crearon polémica estos últimos años.

En 2013, el ganador fue Paul Hansen con una fotografía en la que aparecía un grupo de hombres llevando en brazos a dos niños que acababan de fallecer a causa de un bombardeo. La polémica vino por el procesado que tenía la fotografía. Además de no permitir la manipulación, el procesado que se puede realizar a una fotografía no debe ser excesivo. Esto significa que apenas se puede realizar un pequeño reencuadre, modificar el contraste, exposición, niveles, curvas y saturación en su justa medida. Tras la revisión por una serie de expertos el premio fue devuelto a Paul Hansen.

Warren Richardson, ganador en 2016 con una fotografía sobre la tragedia de los refugiados que muestra un hombre a traves de una vaya de pincho

Warren Richardson, ganador en 2016 con una fotografía sobre la tragedia de los refugiados

En 2015, Giovanni Troillo fue definitivamente descalificado por decir que una de sus fotografías se había tomado en un lugar que no era cierto. La polémica apareció cuando otro fotógrafo denunció tal hecho.

Ya en 2016, el fotógrafo Español, Ochoa de Olza fue despojado del precio a última puesto que AP, la agencia que tenía las imágenes no llegó a publicar el artículo. Hay que recordar que solamente las fotografías que han sido publicadas en algún medio pueden acceder al concurso. AP cometió el error de enviar las imágenes cuando en realidad no llegó a salir a la luz.

Está claro que con cada edición aparece una nueva polémica que deja a todo el mundo en vilo hasta saber cuál será la decisión final. Y es que el fotoperiodismo se rige por una serie de reglas básicas, pero la más importante es la de contar la verdad.

Sergio Arias
Fotógrafo profesional especializado en viajes, naturaleza y turismo. Formado de manera autodidacta trata de buscar momentos únicos, buscando siempre buenas luces pero sobre todo una buena composición. Apasionado del blanco y negro donde encuentra su visión más personal.
Sergio Arias on InstagramSergio Arias on TwitterSergio Arias on Wordpress

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.