Titanic, una leyenda marítima recordada para siempre

El pasado 15 de abril se cumplió un aniversario más del hundimiento del Titanic, mítico barco que se hundió tras haberse estrellado con un iceberg en las aguas del Océano Atlántico a unos 600 kilómetros del sur de Terranova.

El “Royal Mail Steamship Titanic”, fue conocido como el mayor transatlántico británico de pasajeros, construido en el astillero de “Harland & Wolff” en Belfast, localidad de Irlanda del Norte. Este formaba parte de otros dos barcos gemelos llamados “RMS Olympic” y el “RMS Britannic”.

Su diseño fue aprobado el 29 de julio de 1908 y propuesto por William Pirrie, Thomas Andrews y Alexander Carlisle. Se construyeron primero el Titanic y el Olympic, luego el Britannic. Los dos primeros tendrían una longitud de 268m y 83cm  y un ancho de 28m. Cada uno de los barcos tuvo un coste de $7’500.000 de dólares. 

Retrato de Thomas Andrews

Thomas Andrews, director de “Harlad & Wolff”

Al colocar en el astillero la quilla Nº 401, se dio inició a su construcción el 21 de marzo de 1909.

Por una serie de contratiempos su construcción e inauguración fueron retrasadas y no fue hasta el 10 de abril de 1912 que zarpó de Southampton, pasando por Cherburgo, Francia y Queenstown en Irlanda,  antes de ponerse definitivamente en proa hacía el Océano Atlántico con el destino final de Estados Unidos.

Titanic en construcción

Titanic en construcción

Titanic en construcción

Titanic en construcción

A bordo se encontraban muchas de las personas más ricas del mundo en ese momento, así como una gran cantidad de inmigrantes escandinavos, británicos e irlandeses quiénes iban en búsqueda del sueño americano.

El Titanic contaba con todo el lujo y la comodidad que se podía tener en esa época. Tenía en su interior un gimnasio, una biblioteca, una piscina, restaurantes esplendorosos, una estación de telegrafía y camarotes impresionantes diseñados solo para viajeros de primera clase.

Camarote imperial del Titanic para primera clase

Camarote imperial del Titanic para primera clase

Camarote de segunda clase

Camarote de segunda clase

Camarote de trecera clase

Camarote de tercera clase

Pero del otro lado de tanta opulencia, el barco tenía unas normas de seguridad muy antiguas, contaba con menos botes salvavidas de los que verdaderamente necesitaba, no alcanzaban ni para la mitad de los pasajeros, solo podían utilizarlos 1178 personas.

Una parte de los pocos salvavidas que instalaron en cubierta

Una parte de los pocos salvavidas que instalaron en cubierta

Al cuarto día de haber partido, el Titanic colisionó contra un iceberg, el choque abrió varias planchas del casco en el lado de estribor por la línea de flotación, con una longitud de cinco de los 16 mamparos. Por alrededor de dos horas y media éste se fue hundiendo poco a poco por la parte delantera, mientras la popa se elevaba a los cielos. 

En medio de todo el caos, cientos de pasajeros y parte de la tripulación fue evacuada en los botes salvavidas, los cuáles no fueron llenados hasta su total capacidad, esto sumado al protocolo “mujeres y niños” fueron cientos los hombres y también mujeres que murieron tanto a bordo cuando el barco se partió a la mitad por debajo del nivel del mar o ya sumergidos en las aguas frías del Atlántico. 710 fueron los rescatados por el transatlántico RMS Carpathia unas horas después del momento de horror.

Botes con supervivientes

Botes con supervivientes

Tanto de su construcción, como de la decoración de lujo, el interior, tripulantes, pasajeros y de su estado a lo largo de los años en las profundidades del mar, hay fotografías poco conocidas, imágenes inéditas que dan vida a una historia que muchos consideran de fantasía.

Gracias a estas fotos se resucita una leyenda de los mares, sumado a los testimonios de los sobrevivientes y las recreaciones que se han realizado a través de películas, libros y documentales.

Uno de los autores de estas fotografías es el padre jesuita Frank Browne, quién retrató imágenes del interior y de algunos pasajeros dando un paseo bajo el sol por la cubierta del barco. Éste solo estuvo a bordo durante el recorrido de Southampton a Queenstown, poniendo a salvo su vida.

Gracias a esto se pudo recopilar mucha de la información gráfica vigente de los primeros y últimos días de existencia del Titanic.

Otro de los fotógrafos fue R.J. Welch, el cuál retrató casi toda la construcción del barco en el astillero de Belfast. Durante su corta estancia en el barco se ocupó de fotografiar las zonas comunes, que luego sirvieron para que el director James Cameron hiciera una recreación casi exacta de ellos, para la película homónima al transatlántico.

Una de sus imágenes más relevantes fue la que realizó al haber dejado ya el barco cuando descendió en Irlanda, la cuál hizo desde el muelle y se puede ver la magnitud y esplendor del buque durante su partida a un destino sin retorno.

Retrato de Edward John Smith

Edward John Smith, Capitán del RMS Titanic

Motor interno del Titanic

Motor interno del Titanic

Titanic en construcción

Titanic en construcción

Instalación de las hélices

Instalación de las hélices

Lord Pirrie y J. Bruce Ismay inspeccionando el barco

Lord Pirrie y J. Bruce Ismay inspeccionando el barco

Botadura del casco del Titanic aún sin chimeneas ni hélices

Botadura del casco del Titanic aún sin chimeneas ni hélices

Timón del Titanic

Timón del Titanic

Comedor de primera clase

Comedor de primera clase

Gimnasio del Titanic

Gimnasio del Titanic

Salón de primera clase

Salón de primera clase

Escalera principal con querubín utilizada sólo por pasajeros de primera clase

Escalera principal del Titanic con querubín utilizada sólo por pasajeros de primera clase

Pasajeros dando un paseo por la cubierta del barco

Pasajeros dando un paseo por la cubierta del barco

Miembros de la orquesta del Titanic

Miembros de la orquesta del Titanic

Menú de la última cena servida a borde del Titanic

Menú de la última cena servida a bordo del Titanic

Posible iceberg con el que impactó el Titanic

Posible iceberg con el que impactó el Titanic. Fotografía tomada por el marinero Stephan Rehorek

Petición de ayuda enviada desde el Titanic tras colisionar con el iceberg

Petición de ayuda enviada desde el Titanic tras colisionar con el iceberg

El Titanic fue encontrado durante una misión secreta de la armada en la Guerra Fría

El Titanic fue encontrado durante una misión secreta de la armada en la Guerra Fría

Hélice del Titanic hundido

Hélice del Titanic hundido, por Emory Kristof

Massy Zaiter
Dominicana residente en Madrid, periodista, community manager y fotógrafa profesional que incursiona en el mundo de la fotografía de bodas. Me gusta conocer nuevas culturas y desnudar un libro tomando café.
Massy Zaiter on FacebookMassy Zaiter on InstagramMassy Zaiter on Twitter

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.