No tengas miedo de utilizar el ISO y súbelo cuando sea necesario

Ya hemos hablado anteriormente de la importancia de los esquemas de iluminación en fotografía pero hoy queremos hablaros del temido ISO. A la hora de configurar los parámetros de la cámara para medir la luz sabemos que tenemos tres parámetros con los que podemos jugar, de ahí el concepto de El triángulo de la Exposición. A pesar de que el ISO es uno de esos tres parámetros, en muchas ocasiones no se utiliza.

La velocidad de obturación, por el hecho de que podemos aumentar más y más el tiempo de exposición, suele ser el parámetro más utilizado en situaciones de poca luz. Lo que implica tener fotografías movidas al no tener en cuenta que no podemos disparar a pulso por debajo de ciertas velocidades.

El diafragma está limitado por las especificaciones del objetivo, por lo que en la mayoría de veces está abierto al máximo.

Interior de una iglesia

Un ejemplo donde no tenemos suficiente luz son los interiores de los edificios. Disparé a 1/30 porque el objetivo no es muy luminoso, y sólo puedo abrir a f/4 por lo que tuve que aumentar el ISO a 1600.

Pero, ¿y qué pasa cuando a pesar de todo esto no obtenemos la cantidad suficiente de luz? Es cuando debemos utilizarlo. El ISO parece el malo de la película, como el que no se debe utilizar nunca porque genera ruido. Pero es que es un recurso muy práctico, y aunque es cierto que conforme lo vamos aumentando, el ruido se hace más visible, es necesario para conseguir la foto deseada.

Existen varios motivos por los que vale la pena obtener un poco más de ruido al subir el ISO. Por ejemplo, el caso citado anteriormente en el que tenemos poca luz y la velocidad de obturación es demasiado lenta. En estos casos suele primar la nitidez antes que obtener una fotografía trepidada (o movida). Aunque aparezca más ruido en la fotografía, es preferible tener una foto donde se vea todo de forma clara, antes de ver una fotografía borrosa.

Subir el ISO para obtener velocidades de obturación más rápidas te permite tener cierta tranquilidad y saber que las fotografías van a salir bien.

Director de orquesta y violín

Otra situación en interiores pero en esta ocasión se está fotografiando a una serie de personas que están en movimiento, por lo que si quiero congelarlo tengo que subir el ISO para aumentar la velocidad de obturación.

El miedo a subir el ISO por la aparición de ruido a veces es contradictoria, puesto que dejar una fotografía oscura por no aumentarlo generará más ruido si posteriormente aumentamos la exposición durante el procesado. Es decir, el ruido que genera la cámara al subir el ISO es menor y está más contenido que el ruido que aparece cuando levantamos sombras en el ordenador.

Otra de las razones es porque es necesario para conseguir cierto tipo de fotografías que de otra manera no sería posible. Uno de estos casos es cuando hacemos fotografía nocturna y queremos fotografiar las estrellas. En este caso, si no queremos que las estrellas aparezcan movidas creando una traza, no tenemos más remedio que subirlo hasta conseguir un tiempo de exposición pequeño. Para esto ayuda tener objetivos muy luminosos.

Es cierto que llegado cierto ISO el ruido es insalvable, pero ahí entra el usuario, que debe conocer los límites de su cámara. Toda persona debería probar a subir el ISO y comparar los resultados posteriormente para saber cuál es la calidad mínima que exige a su cámara. Una vez sabemos esto, tenemos el límite a partir del cual no deberíamos sobrepasar en situaciones normales.

Hombre corriendo de noche

Por la noche, a pesar de la luz artificial es necesario subir el ISO.

Hombre corriendo por la noche

Detalle al 100% de la fotografía anterior disparada a ISO 3200. Aplicando una reducción de ruido durante el procesado eliminamos prácticamente el ruido.

Además, otro dato que nos interesante es que las sensibilidades de los sensores de las cámaras cada vez soportan ISO más altos, habiendo cámaras que permiten disparar a ISO 1600 sin apreciar nada de ruido.

Sergio Arias
Fotógrafo profesional especializado en viajes, naturaleza y turismo. Formado de manera autodidacta trata de buscar momentos únicos, buscando siempre buenas luces pero sobre todo una buena composición. Apasionado del blanco y negro donde encuentra su visión más personal.
Sergio Arias on InstagramSergio Arias on TwitterSergio Arias on Wordpress

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.