“Albino”, el libro de Ana Palacios que pretende concienciar acerca de la difícil situación de los albinos en Tanzania

Ana Palacios es una periodista y fotógrafa española. Trabajó para Antena 3 y durante más de 10 años ha sido coordinadora de producción de películas, trabajando con directores de renombre como Ridley Scott o Roman Polansky.

Su fotografía documental siempre está relacionada con la cooperación y el desarrollo de países como Asia y África. Sus imágenes buscan la sensibilización de la infancia y la problemática de la mujer para varias ONG como Manos Unidas o África Directo.
Su último trabajo es “Albino”, un proyecto fotográfico que utiliza la fotografía y el arte para concienciar acerca de la difícil situación que sufren las personas albinas en países de África como Tanzania.

“Ana utiliza todos los recursos del lenguaje fotográfico para generar una serie de imágenes, polisémicas, sutiles y complejos, en los que la descripción de situaciones a menudo terribles se contrarrestan por la captura de momentos mágicos”

"Albino" de Ana Palacios

El albinismo es una condición genética que consiste en la falta de pigmentación en la piel, cabello y ojos. Causa graves problemas de visión como fotofobia, estrabismo, miopía y nistagmo (movimientos involuntarios de los ojos).

En Tanzania viven aproximadamente unas cuarenta millones de personas. En este país, los albinos representan uno de cada 1429 nacimientos, una tasa mucho más alta que en cualquier otra nación.

La persecución de las personas que padecen albinismo se basa en la creencia de que ciertas partes de su cuerpo contienen poderes mágicos. Este pensamiento se ha promulgado por los médicos brujos que utilizan esas partes del cuerpo para rituales y pócimas. Como resultado a esta superstición, los albinos son perseguidos, asesinados y desmembrados además de ser marginados y aislados.

Albinos de Tanzania

Ana Palacios

Un “niño blanco” es una desgracia para la familia. Son bautizados como Mavuto (“problema” en el idioma Chewa de África Central) y como consecuencia se les cuida menos, se les educa menos y se les da menos de comer. En algunas tribus el bebé puede llegar incluso a ser abandonado nada más nacer o ser ofrecido inmediatamente para un sacrificio ritual ya que otro pensamiento también muy extendido es que las personas albinas son maldecidas y que atraen además a la mala suerte y a los malos augurios. Muchos creen que es un castigo de Dios y que la “enfermedad” que padecen es contagiosa. A veces son incluso sus propias familias las que les venden a los traficantes.

Estos conceptos erróneos y la falta de educación, junto con los cuentos populares, las leyendas y la superstición en nombre de la brujería tan arraigados en la población, provocan una situación para los albinos terrible.

El gobierno de Tanzania se ha visto en la obligación de crear centros especiales para proteger a los albinos, los cuales han tenido que huir de sus aldeas por temor a ser descuartizados por los traficantes de órganos que venden sus miembros a los brujos.

Albinos en Tanzania. Ana Palacios

Ana Palacios

Según Ana Palacios, otro de los grandes enemigos de los albinos es el sol, que consume sus vidas. La piel de una persona albina es muy sensible y son muy vulnerables a los duros efectos del sol, como consecuencia muchos desarrollan cáncer de piel antes de los 30 años debido a la falta de protección. Algunos de ellos también se quedan completamente ciegos por el daño que el sol les causa en los ojos.

La primera parte de “Albino” narra de manera visual la vida en el refugio de Kabanga, donde colabora la ONG española AIPC Pandora para promover el apoyo y concienciación acerca de la comunidad albina. Kabanga se encuentra al oeste del país, cerca del lago Tanganica y es el hogar de unas doscientas personas. Es una fortaleza que protege a personas asustadas que no tienen otro lugar al que ir. Allí, cientos de personas albinas conviven junto a personas con diversidad funcional auditiva y visual y problemas psicológicos.

Niños albinos en el Refugio de Kabanga

Ana Palacios

La segunda parte del libro describe el trabajo de médicos españoles, sanitarios y farmacéuticos en colaboración con el Centro Regional de Formación Dermatológica (RDTC) en el Hospital de Moshi para combatir el cáncer de piel y la discriminación que sufren estas personas. Cuentan con el apoyo de la ONG África Directo.

Hospital de Moshi enTanzania que trata a albinos

Ana Palacios

Esta ONG junto a la farmacéutica Mafalda Soto, han creado un protector solar llamado “Kilisun” en colaboración con el RDTC de Tanzania. En el año 2015, 13.000 botellas de crema solar fueron distribuidas a más de 2.300 albinos.

Crema solar para albinos Kilisun

Ana Palacios

“Albino” no se basa solo en contar la crueldad y el horror que vive la comunidad albina en Tanzania, sino que muestra la felicidad y la alegría a pesar de las dificultades. Es un conjunto fotográfico que muestra las mejores cualidades del ser humano además de la solidaridad y la cooperación con quienes más lo necesitan.

Irene Tierno
Estudiante de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos. El mundo de la comunicación es mi pasión y me preocupo por la sociedad en la que vivimos. La escritura, la lectura, la fotografía y el arte son pilares en mi día a día.
Irene Tierno on Twitter

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.