Descubre cómo la harina puede ser el ingrediente perfecto de tu foto

A lo largo de la historia del mundo fotográfico se han conocido cientos de técnicas y trucos para realzar el movimiento, el enfoque y la nitidez de una foto. Unos utilizan la misma cámara u objetivo para ello, pero otros prefieren utilizar elementos y materiales en escena que aportan una visión más completa y un toque especial al resultado final. Uno de esos elementos utilizados es la harina, la cual al ser mezclada con luces, sombras y movimientos, forma verdaderas obras de arte.

Uno de los pioneros en utilizar la harina como complemento perfecto en sus fotografías es el fotógrafo ruso Alexander Yakovlev, quien combina bailarinas de ballet y harina, convirtiendo lo que podría ser una foto sencilla, en una explosión de sensaciones, movimientos y sobre todo un estilo único e irrepetible.

Yakovlev estudio derecho en la Universidad  Estatal Rusa de Humanidades, pero ha preferido dedicarse a la fotografía, convirtiéndola en su pasión. Todo comenzó en sus primeros años de fotografía cuando realizó un portafolio para una escuela de baile en Moscú.

Hoy en día continua haciendo fotos a personas que enseñan y practican baile en sus diversos estilos y disciplinas como: ballet clásico, breakdance, hiphop y bailes contemporáneos. También realiza series fotográficas a atletas y practicantes de fitness y deportes que son publicadas en revistas de ejercicio y bienestar.

Alexander Yakovlev crea un ambiente mágico, de giros, sombras y belleza, que nos da la oportunidad de apreciar detalladamente cada movimiento del cuerpo humano y la belleza que conlleva el ballet y junto a esto la atmósfera que brinda un poco de harina blanca.

Alexander Yakovlev fotografía de mujer envuelta en harina en blanco y negro

Alexander Yakovlev

Rostro en blanco y negro de mujer por Alexander Yakovlev

Alexander Yakovlev

Cuerpo de mujer envuelto en harina y fotografiado por Alexander Yakovlev

Alexander Yakovlev

Otro fotógrafo que utiliza harina, es la brasileña Camila Baraká, especializada en fotografía de arquitectura, retratos y fotografía de viaje. También estudiante de la carrera de derecho, la dejó a la mitad para dedicarse por completo a la fotografía creativa y  profesional.

Baraká utiliza harina de trigo combinada con iluminaciones previamente estudiadas, realizando unas fotografías especiales que captan movimiento y sutileza. A sus 31 años hizo la serie Dusty and Dance, proyecto realizado con bailarines profesionales, destacando el encanto que trae consigo la danza.

Camila Baraka

Camila Baraka

Camila Baraka

Camila Baraka

Camila Baraka

Camila Baraka

El fotógrafo francés Ludovic Florent también nos sorprende con su proyecto “Poussière d’étoile”. Ludovic también se inclina por la danza y mueve a sus bailarines desnudos entre estelas de harina, formando una danza única entre sombras y destellos a color.

Ludovic Florent

Ludovic Florent

Ludovic Florent

Ludovic Florent

Ludovic Florent

Ludovic Florent

El joven fotógrafo Kyle Thompson se realizó autoretratos utilizando un temporizador y harina.

Kyle Thompson

Kyle Thompson

Kyle Thompson

Kyle Thompson

Derrick Senior, fotógrafo aficionado a las fotos en movimiento, también dedicó sus primeros años de estudio de la fotografía a mover a sus modelos entre harina, siendo una de ellos es su propia hija. La comunidad fotográfica 500px, seleccionó 2 de sus fotografías premiándolas con el Editors Choice en junio de 2015.

Derrick Senior

Derrick Senior

Derrick Senior

Derrick Senior

Derrick Senior

Derrick Senior

Para terminar con el elenco, Flour girl es la serie del fotógrafo Don McCrae, quien pertenece a la comunidad online photo.net, y después de estudiar y aprender esta y otra tantas técnicas, tiene un estudio de fotografía en Francia.

Dan McCrae

Dan McCrae

Dan McCrae

Dan McCrae

Dan McCrae

Dan McCrae

¿Qué necesitas para conseguir fotografías como estas?

  • Un fondo negro. Puede ser una pared oscura, cartulina, tela, etc.
  • Flashes externos. Pueden ser de estudio, pero con strobist también sería suficiente, siempre que estén conectados a un disparador.
  • Ventilador. No es obligatorio, pero puede ayudar con la creatividad y crear movimientos mucho más dinámicos.
  • Harina. Este es el elemento esencial y por otro lado, resulta sumamente económico. Con una bolsa de un kilo es suficiente para un sesión larga. Otros fotógrafos utilizan polvos de talcos, pero su estela es menos densa que la harina y el impacto mucho menor.

¿Te animas a probarlo?

Massy Zaiter
Dominicana residente en Madrid, periodista, community manager y fotógrafa profesional que incursiona en el mundo de la fotografía de bodas. Me gusta conocer nuevas culturas y desnudar un libro tomando café.
Massy Zaiter on FacebookMassy Zaiter on InstagramMassy Zaiter on Twitter

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.