Conoce cómo configurar tu cámara para realizar fotografías de acción

Tomar fotografías de acción requiere mucha práctica, pero sobre todo de una buena configuración de la cámara. Pero esto no es nada nuevo, ya que cada ámbito de la fotografía requiere de un conocimiento de la cámara.

Lo primero que debemos tener en cuenta son los límites que tiene nuestro equipo, y en función de esto sabremos hasta qué punto podemos llegar. La fotografía de acción, como su propio nombre indica, es un tipo de fotografía en el cual las acciones suceden muy deprisa. Por lo tanto es necesaria la utilización de velocidades de obturación altas si nuestro objetivo es congelar el movimiento de dichas acciones.

La mayoría de cámaras permiten disparar a velocidades máximas de 1/4000 segundos, es decir, bastante rápido, llegando a 1/8000 o incluso más en modelos de gama superior.

Si nuestra prioridad es la velocidad, entonces configuraremos el modo de medición en prioridad a la apertura (Av o A). De esta manera, la cámara establecerá el diafragma.

Otro aspecto importante es configurar la cámara en modo ráfaga. Es complicado disparar una sola vez y obtener la foto que queremos, por lo que se suele realizar una ráfaga acompañando la acción. Esto aumenta la probabilidad de obtener una fotografía nítida y en la posición que queremos. También nos permite elegir la mejor de toda la serie.

Fotografías de acción

El número de fotografías que puede disparar una cámara varía en función del modelo y se mide en fotogramas por segundo. Cuantos más fotogramas podamos disparar, más probable es que consigamos la fotografía en el instante que queremos. Por ejemplo, si tratamos de fotografiar el instante en el que un tenista golpea la pelota, será más fácil si nuestra cámara es capaz de disparar 10 fotos por segundo en lugar de por ejemplo 2. Estas acciones son tan rápidas que con 2 o 3 fotogramas fotografiaríamos el instante anterior y posterior del golpeo, salvo que tengamos la suerte de pulsar el disparador justo en ese instante y atinar. Con 10 fotogramas, tendríamos todo el movimiento del golpeo y probablemente en uno o varios intentos lo conseguiríamos.

Pero todo esto sería inútil si no modificáramos el modo de enfoque. Lo normal es que las máquinas fotográficas vengan configuradas de manera que al pulsar un poco el botón de disparo enfocan, manteniéndolo hasta que disparamos o soltamos. Sin embargo, existe otra opción en la que el enfoque es continuo mientras mantenemos pulsado el botón hasta la mitad.

Fotografías de acción

De esta manera, conseguimos realizar un seguimiento a un objeto en movimiento, enfocándolo en todo momento hasta que llegue el instante de disparar. Este modo de enfoque es imprescindible cuando fotografiamos algo en movimiento.

Otro concepto relacionado con el enfoque es el de punto de enfoque. Por defecto tenemos seleccionado el punto central, pero para fotografía de acción es aconsejable seleccionar el punto de enfoque que mejor nos convenga para nuestra composición. Si fotografiamos una moto que entra por la izquierda del encuadre, podemos seleccionar el punto de enfoque que se sitúa en la izquierda para dejar más aire por la derecha.

Fotografías de acción

Sergio Arias
Fotógrafo profesional especializado en viajes, naturaleza y turismo. Formado de manera autodidacta trata de buscar momentos únicos, buscando siempre buenas luces pero sobre todo una buena composición. Apasionado del blanco y negro donde encuentra su visión más personal.
Sergio Arias on InstagramSergio Arias on TwitterSergio Arias on Wordpress

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.