Lograr la provocación tras el objetivo de una cámara de fotos

El erotismo nos atrae a todos, aunque algunos se esfuercen por negar la evidencia y por seguir haciendo de él un tema tabú. En este artículo hacemos una pequeña retrospectiva de algunos de los más grandes fotógrafos en esta disciplina que han hecho de la figura humana su inspiración y del desnudo imágenes tan bellas como sugerentes, logrando acercarnos a “conocer lo prohibido”.

Aunque la denominada “moral” haya logrado que incluso en determinados momentos de la historia la fotografía erótica haya sido perseguida por la ley y que aquel que retratara a una mujer desnuda pasara un tiempo en la cárcel, esto no ha impedido que la figura humana haya sido fuente de inspiración tanto en la pintura, escultura y fotografía, como elemento recurrente. De hecho, la fotografía erótica es un género que se remonta prácticamente hasta la génesis de la propia fotografía y muchos autores han profundizado en la sensualidad del cuerpo humano de forma más o menos explícita, con sutilidad e insinuación o con el descaro del voyerismo.

Estos son algunos de los fotógrafos que han trabajado la vertiente erótica, muchos de los cuales no se dedicaron en exclusiva a ella. Culpables todos ellos de captar la sensibilidad del cuerpo humano en su estado más natural y de que la fotografía erótica se haya convertido en un género con nombre propio dentro del arte, como instrumento capaz de llegar a lo más profundo de nuestra alma, lo que toda expresión artística busca.

1.Jeanloup Sieff

(París, 1933-2000)

Este fotógrafo francés de padres de origen polaco que cogió una cámara por primera vez a los 14 años, una Photax de plástico que recibió como regalo de cumpleaños y que durmiendo bajo a su almohada, le haría descubrir su verdadera pasión, que la acompañaría el resto de su vida. Debutó como reportero gráfico en 1954 y entre 1958 y 1959 trabajó para la agencia Magnum.

Fotgrafía de Jeanloup Sieff

Reconocido por sus retratos a personalidades relevantes y por su aportación a la fotografía de moda, fue fotógrafo de la revista Elle hasta 1959, el mismo año en el que recibió el Premio Niépce a la excelencia fotográfica. Sin embargo su carrera no termina aquí, ya que también es conocido por sus reportajes y fotografías de paisajes y desnudos y colaboró con revistas como Show (Henry Wolf), Glamour, Esquire, Harper’s Bazaar, Twen (Munich), Vogue y Queen (Londres).

Jeanloup Sieff, siempre conectado a a la juventud y la belleza, se convirtió en un maestro del desnudo erótico y su obra destaca por el gusto por las formas y redondeces, siendo el trasero femenino uno de sus protagonistas favoritos. El artista consideraba esta parte humana la más protegida, secreta, plásticamente conmovedora y tan variada como las personas en sí mismas y le gustaba fotografiar no aquellos que consideraba que sólo servían para sentarse ni esos otros aburridos que él mismo denominaba “asexuados”. A Jeanloup le fascinaban los traseros “raros, elegantes, aristocráticos, que sobrepasan su función, sublimándola y se convierten en objetos de arte, obras maestras, milagros de la naturaleza.”

A su gusto por las formas se unen su tenacidad en el uso del blanco y negro y del gran angular, siempre buscando la sinousidad que tanto le define. Sieff impregnaba sus fotografías siempre de un toque personal cargado de cierta ironía y su forma de mirar ponía la óptica en el dictado de su propio placer, en viajar, fotografiar y mostrar sus imágenes sin mayor pretensión que dejar un legado de desnudos, retratos y actitudes de personalidades como Catherine Deveneau, Yves Saint-Laurent y Alfred Hitchcock, entre otros muchos.

2.Robert Mapplethorpe

(Nueva York, 1946 – Boston, 1989)

Este fotógrafo estadounidense nacido en un entorno católico romano de herencia inglesa e irlandesa es probablemente el fotógrafo de desnudo masculino por excelencia y uno de los que más polémica ha generado por sus imágenes rompedoras e irreverentes a principios de los años 80.

Fotógrafo Rober Mapplethorpe

Llegado de manera “accidental” a la fotografía Mapplethorpe empezó a realizar fotografías para poder utilizarlas en  collages en los que aunaba recortes de desnudos masculinos de revistas pornográficas con pintura y otros objetos. Inicialmente utilizaba una Polaroid SX-70 y sería más adelante cuando empezaría a tomar fotografías con una cámara Hasselblad de formato medio, retratando a sus amigos, muchos de ellos artistas conocidos y músicos.

Fotografía homosexual, actores del cine pornográfico y elementos de la cultura sado-masoquista fueron protagonistas en sus obras y posteriormente han sido utilizados como símbolos de la cultura LGBT. Su colección de espaldas y torsos se conviertieron así en un clásico con el que Robert Mapplethorpe reivindicó el cuerpo del hombre como objeto artístico para la fotografía, teniendo la iluminación un papel secundario, frente a la pose y los detalles de los cuerpos de sus modelos.

Sin embargo, a pesar de su contenido impactante, Mapplethorpe era un artista formalista, interesado en la composición, el color, la textura, el equilibrio, y, sobre todo, la belleza. Especialmente en la década de 1980, su fotografía de estudio se considera considerablemente “más refinada” que su trabajo anterior y sus temas habituales también incluían las flores y retratos de celebridades como el artista Andy Warhol, Richard Gere y Grace Jones.

3. Man Ray

(Filadelfia, 1890 – París, 1976)

Man Ray, fue un artista modernista estadounidense de origen judío que pasó la mayor parte de su carrera en París, aunque para escapar del nazismo pasó cuatro años de su vida en Estados Unidos. Algo que le distingue de otros artistas coetáneos es que logró triunfar tanto en Estados Unidos como en Europa.

Fotografía de Man Ray

Conocido en el mundo artístico por su fotografía avant-garde, por sus fotografías en los años de entreguerra y por sus retratos, Man Ray, seudónimo de Emmanuel Radnitzky, es un artista modernista cuya obra erótica, inspirada en su amante Alice Prin y caracterizada por lo irracional y lo incongruente, rozó el escándalo en aquella época.

Sin embargo, entre la producción de Ray no solo encontramos pinturas y fotografías, sino que hay que incluir películas, objetos, collages, obra gráfica, dibujos, grabados, poemas, diseño publicitario y moda. Como pionero del dadaísmo y del surrealismo, fue considerado por André Breton como “pre-surrealista” y su trabajo fue clave en la popularización del surrealismo. Sin embargo, su obra está también influida por el cubismo y el futurismo y para el artista, la idea de motivar una obra de arte llegó a ser más importante incluso que la propia obra de arte.

Inspirado en Alfred Stieglitz, desarrolló la fotografía como una manera de expresión en la brecha entre el arte y la vida y una forma de esculpir esculturas que nunca tuvieron vida más allá de la fotografía. Entre sus obras más famosas se encuentra “Le Violon d´Ingres”, que transforma el cuerpo femenino en un instrumento musical al dibujar la caja de resonancia del instrumento en la espalda de la modelo. Un ejemplo de la obsesión que mantuvo Man Ray a lo largo de su carrera con la yuxtaposición de objetos con el cuerpo femenino, que ha pasado a formar parte de la cultura popular y se ha convertido en un diseño de tatuaje popular entre músicos.

4. Helmut Newton

(Berlín 1920 – Los Ángeles, 2004)

Símbolo del espíritu erótico del siglo XX y considerado por muchos el mejor fotógrafo de la historia, el trabajo de este alemán de orígenes judíos ha sido definido habitualmente como trasgresor, provocador y sexual y ha sido reconocido como el creador del porno chic y el máximo representante del vouyerismo en la fotografía. “Si un fotógrafo dice que no es un voyeur, es un idiota”, llegó a declarar.

Fotógrafo Helmut Newton

Una historia difícil marca su trabajo desde que compró su primera cámara con 12 años y huyó de los nazis a Singapur, hasta que acabó trabajando en París en revistas tan importantes como Vogue o Elle, pasando por su periodo de internamiento en Australia.

Para muchos, Newton “tiene la culpa” de que la fotografía de moda tenga profundidad narrativa, al igual que ocurre con el resto de géneros fotográficos, al crear escenas oníricas y contextualizar sus imágenes. Su obra se caracteriza por fusionar el erotismo con la elegancia y por buscar de manera incansable la belleza.

Sinónimo de glamour para personalidades como Anna Wintour, Newton es reconocido por fotografiar modelos desnudas en enormes y lujosas mansiones. En cuanto a técnica, se caracteriza por un elegante blanco y negro por lo general, apenas ningún retoque, luz natural y un especial interés porque el personaje retratado sea lo más importante de la imagen.

5. Horst P. Horst

(Alemania,1906 – Estados Unidos, 1999)

Este fotógrafo de origen alemán, llamado en realidad Horst Paul Albert Bohrmann, es conocido principalmente por su fotografía de moda, por ser un exponente del minimalismo y por ser el creador de algunas de las imágenes más famosas y reconocibles del estilo Art Decó.

Fotografía de Horst P Horst

Aunque al principio estaba interesado en arquitectura y de musó a París para aprender del arquitecto Le Corbusier, su aventura con el fotógrafo de Vogue Baron George Hoyningen-Huene le llevó a convertirse en su asistente de fotografía y a cambiar su pasión por la arquitectura hacia la fotografía.

En contacto con otros grandes artistas como Cecil Beaton en 1931 Horst publicó por primera vez en la edición francesa de Vogue. Sería en Nueva York en 1937 cuando Horst conociera a Coco Chanel y pasara a fotografiar sus creaciones durante más de tres décadas. Durante esta época fotografió además a innumerables personalidades conocidas como Elsa Schiaparelli, Bette Davis y Noël Coward, entre otros. Retratos que en ocasiones carecen de perfección formal, pero que describen a la perfección el dinamismo del periodo entreguerrras.

Como suele ocurrir con los fotógrafos de moda, sus incursiones en el género del desnudo fueron frecuentes y fue también en este periodo, cuando realizó algunos de sus desnudos más reconocidos y aplaudidos, siempre buscando la la predominancia de las curvas suaves del cuerpo femenino, los ideales de belleza en el clasicismo griego y el uso del blanco y negro.

En cuanto a la técnica del fotógrafo, Horst, marcado por el surrealismo, definió un estilo propio e inconfundible, mucho más ornamental que el de sus coetáneos, al preferir trabajar en estudio, situar a sus modelos bajo luces artificiales y sobre fondos lisos o geométricos, con una precisión meticulosa. La disposición de los muebles, telas e iluminación dentro de sus composiciones eran cuidados y planificados al detalle para recrear lugares mágicos y ambientes enigmáticos, algo que hacía que las sesiones duraran a veces varios días hasta que las luces y las sombras fueran las idóneas para el artista.

6. Terry Richardson

(Nueva York, 1965)

Este fotógrafo de moda y retratista de celebrities estadounidense obtuvo su primera cámara instantánea en 1982 y sería en 1996 cuando trabajaría para Vogue por primera vez, fotografiando a la actriz Milla Jovovich para la portada de su edición brasileña. Desde entonces ha trabajado para campañas de firmas como Marc Jacobs, Diesel o Yves Saint Laurent y trabajado para revistas como Vogue, Vanity Fair y Harper’s Bazar.

Fotografía de Terry Richardson

Sufrir adicción a las drogas y esquizofrenia no han sido las partes más polémicas de su carrera, sino las acusaciones de “mala conducta” con los personajes que fotografía que han llegado incluso a acusaciones por explotación de jóvenes modelos y acoso sexual  en las propias sesiones fotográficas. Y es que a medida que la carrera profesional de Richardson tomó impulso, su obra personal comenzó a explorar temas sexuales con mayor profundidad.

En cuanto a la técnica, desde que comenzó su exitosa carrera comercial, Terry ha defendido una estética simple, de estilo directo y descuidado, con fondos blancos y los obstáculos mínimos para que la atención del espectador recaiga por completo en la  sexualidad de sus imágenes, a menudo actos sexuales simulados y reales.

Sin embargo, Richardson es también conocido por sus retratos sin temáticas sexuales y ha retratado a lo largo de su carrera casi a todas las modelos, actrices y músicos, para casi todas las marcas y publicaciones, estando entre ellos celebrities como Katy Perry, Kate Moss, Miley Cyrus o Miranda Kerr. Para muchos, este imitado estilo de disparo “snapshop”, más que ser algo que erradicar, ha sido algo determinante a la hora de cambiar la fotografía de moda moderna.

Si hay algo que está claro es que, odiado o amado, este carismático y controvertido fotógrafo, tan familiar para todos debido a las múltiples noticias que ha protagonizado, ya cuenta con todos los puntos para convertirse en una leyenda.

7. Bill Brandt

(Hamburgo 1904 – 1983)

Este fotógrafo hijo de padre británico y madre alemana que trabajó junto a artistas como Man Ray es considerado como uno de los más respetados e influyentes fotógrafo del Reino Unido. Fascinado por el movimiento surrealistas, Bill es principalmente conocido por sus imágenes en blanco y negro sobre las desigualdades sociales en el Reino Unido, ya que durante la Segunda Guerra Mundial estuvo trabajando para el gobierno británico fotografiando a la vida nocturna de la población londinense durante los bombardeos.

Fotografía de Bill Brandt

Sin embargo Bill también publicó desde 1937 en revistas como Harper’s Bazaar o Picture Post y es conocido por sus fotos distorsionadas de paisajes, desnudos y del cuerpo humano.

En cuanto a técnica, Bill destaca por su interés por lo surrealista y por utilizar lentes de gran angular para obtener unos desnudos deformados y por sus puntos de vista poco usuales. Defendía que un buen retrato debe expresar algo del pasado y dejar entrever algo del futuro de la persona retragada y entre las personas retratadas por Bill se encuentran Pablo Picasso, Francis Bacon y Peter Sellers.

8. Ralph Gibson

(Los Ángeles, 1939)

Aprender de los mejores siempre ayuda y este es el caso de Ralph Gibson, un fotógrafo estadounidense que aprendió fotografía en la marina y después fue asistente de Dorothea Lange y Robert Frank. Además, su padre trabajaba en Warner Bros y Ralph trabajó como figurante en películas de Nicholas Ray o Alfred Hitchcock, del cual era asistente su padre.

Fotografía de Ralph Gibson

Comenzó su carrera como fotógrafo independiente en Los Ángeles pero sería en 1963 cuando publicaría sus primeras fotos en la revista Nexos de San Francisco. Desde la publicación de sus libros y la creación de su propia editorial en 1969, Lustrum Press, fue reconocido en los círculos fotográficos y fue reclamado para exponer sus obras y dar conferencias, viajando por Europa y recibiendo numerosas distinciones y premios, entre ellos el Leica Medal of Excellence Award (1988).

Movido por el surrealismo, la fotografía erótica de Ralph siempre expresó un rechazo hacía la fotografía comercial y estuvo impregnada de numerosas influencias debido a su contacto con numerosos ambientes de jóvenes artistas.

9. Herb Ritts

(Los Ángeles, EE. UU, 1952 – 2002)

Este fotógrafo de modas estadounidense hijo de una familia acomodada se caracterizaba por sus sensuales fotografías en blanco y negro y por sus retratos a múltiples personalidades de estilo similar a las escultura de la Grecia clásica. Para muchos, revolucionó las fotos de moda, modernizó los desnudos, transformó a las celebrities en iconos y se convirtió en uno de los mejores fotógrafos emergentes de la década de los ochenta.

Fotografía de Herb Ritts

Mientras trabaja en la tienda familiar de muebles empezó a estudiar fotografía por las noches y decidió dedicarse profesionalmente a ello a finales de los 70. Uno de los primeros trabajos que le trajo fama fueron los retratos que hizo del actor Richard Gere, con chaleco blanco, brazos sobre su cabeza y cigarro en los labios. En aquel momento el actor era desconocido, pero tardaría solo un año en salir en todas las revistas de Estados Unidos.

Durante los años ochenta y noventa trabajó para revistas como Harper’s Bazaar, Rolling Stone, Vanity Fair y Vogue, tanto en retratos de celebridades como de modelos de moda y algunos de sus retratos más famosos incluyen a Kofi Annan, Cindy Crawford, Madonna y Jack Nicholson. Sus últimas fotografías publicadas fueron en Vanity Fair del actor Ben Affleck, realizadas tan sólo 10 días antes de fallecer.

10. Rita Lino

(Portugal, 1986)

Esta joven fotógrafa tomó prestada su primera cámara de su padre, aficionado a la fotografía. Era aún adolescente, pero decidió girar la cámara hacia sí misma y reflejar a través de ella su día a día, apostando por el erotismo como elemento recurrente dentro de su vida y convirtiendo la fotografía en una especie de obsesión.

Fotografía de Rita Lino

Con el cineasta alemán Werner Herzog y artistas como Sophie Calle y Wolfgang Tillmans como sus referencias artísticas y sin temor de autoanálisis, Rita empezó a trazar su propio camino en la fotografía sin ningún tipo de pre-concepción y con unos márgenes como artista hetéreos.

Centrada en sus trabajos personales, Rita explora su camino en la fotografía libremente y trabaja de manera recurrente el erotismo en sus series fotográficas con una “obsesión natural” con el personaje fotografiado, siempre ella misma, y un continuo “trabajo en progreso” que utiliza el cuerpo como elemento clave. Como protagonista de sus series fotográficas, comparte sus momentos íntimos y se muestra narcisista, provocativa y femenina, sin pudor ante la cámara y dejando sus imágenes abiertas a la libre interpretación del espectador.

En estos retratos, posa con diferentes objetos y prendas de ropa, a menudo en posturas inesperadas y frente a fondos cuidadosamente seleccionados. Un trabajo descrito por ella misma como animal, instintivo, íntimo, lleno de emociones y sensaciones, un diario con mil interpretaciones posibles, un lugar espiritual.

Cristian Cedena
Experto SEO y en marketing digital. Certificado en Google Analytics y Google Adwords. Me apasiona Internet y cómo gestionar ecosistemas digitales asociados a la imagen y video.

Artículos Relacionados

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.