Aprende todo lo relacionado con los filtros de densidad neutra y consigue fotos espectaculares

El uso de filtros en fotografía no es algo nuevo, aunque sí se ha puesto muy de moda en los últimos años. Aparte de los filtros habituales como el UV o ultravioleta y el filtro polarizador, existen diversos tipos de filtros que te ayudan a conseguir las fotografías con las que siempre soñaste. Hoy hablamos de los filtros de densidad neutra.

Algunos filtros sirven para fotografiar amaneceres ya que reducen el contraste. Otros, sin embargo, permiten conseguir efectos muy interesantes. Éstos se llaman filtros de densidad neutra y la finalidad es evitar que llegue luz al sensor. De esta manera, nos obliga a aumentar el tiempo de exposición.

Filtro ND montado sobre un portafiltros

Filtro ND montado sobre un portafiltros

Los filtros de densidad neutra son unos cristales oscuros homogéneos que tapan por completo el objetivo, esto hace que llegue menos luz al sensor.

Todos sabemos que por la noche no hay mucha luz, por lo que necesitamos utilizar tiempos de exposición largos. Sin embargo, por el día ocurre todo lo contrario. Si queremos utilizar tiempos de exposición lentos durante el día podemos cerrar el diafragma para que entre menos luz. Pero aunque cerremos el diafragma, los tiempos de exposición no serán muy largos. Por eso, para poder alargar los tiempos de exposición durante el día, a segundos o minutos, es necesario utilizar un filtro de densidad neutra o ND (Neutral Density).

Fotografía de Roma

f/10, 0,4s, ISO 50

Roma (Italia)

f/7,1, 100s, ISO 100. Pongo un filtro ND de 10 pasos para alargar la exposición. Jugando con el resto de parámetros consigo 100 segundos, que es el tiempo que quería

Seguro que más de uno no entiende por qué queremos hacer esto, así que voy a poner algunos ejemplos. El famoso efecto seda en el agua se consigue alargando la exposición, por lo tanto, se suele utilizar un filtro ND. Este efecto se produce por el continuo movimiento del agua durante la exposición.

Otro efecto curioso es el de las nubes en movimiento, creando formas únicas. Por supuesto, utilizar un filtro de densidad neutra no tiene sentido si no hay nada en movimiento.

Podemos encontrar distintos filtros ND en función del número de pasos de luz que restan. Esto hace más fácil su uso, ya que podemos aplicar la ley de la reciprocidad para saber los parámetros correctos.

Cascada de agua

f/8, 1/20s, ISO 200

Cascada

f/11, 1/5s, ISO 100. Pruebo a bajar el ISO y cerrar el diafragma y a pesar de todo consigo un tiempo de 1/5s, insuficiente para conseguir el efecto que quiero

cascada

f/11, 13s, ISO 100. Gracias a un filtro de 6 pasos de luz, aplico la reciprocidad y me da un tiempo de 13 segundos

Hay dos tipos de filtros ND. Los hay circulares, por lo que debemos saber el diámetro de nuestro objetivo para poder enroscarlo. Luego hay otros que son cuadrados. Estos filtros se tienen que utilizar sobre un portafiltros para evitar que la luz se cuele por los laterales.

Hay que pensar que estos filtros evitan el paso de luz, por lo que no deben tener resquicios por donde la luz pueda colarse, ya que nos estropearía la foto.

Los filtros circulares son más baratos pero son menos prácticos ya que tenemos que enroscar y desenroscar cada vez. Esto puede ser un incordio si el filtro es demasiado oscuro y no nos dejar ver a través del visor. Tendríamos que tener claro el encuadre y haber enfocado previamente. Si algo no sale bien o el encuadre no nos gusta tendremos que quitarlo para poder ver. En este caso, los filtros cuadrados son más prácticos puesto que quitar y poner el portafiltros es más rápido.

Sergio Arias
Fotógrafo profesional especializado en viajes, naturaleza y turismo. Formado de manera autodidacta trata de buscar momentos únicos, buscando siempre buenas luces pero sobre todo una buena composición. Apasionado del blanco y negro donde encuentra su visión más personal.
Sergio Arias on InstagramSergio Arias on TwitterSergio Arias on Wordpress

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.