“Exile Voices” es el proyecto encabezado por el fotoperiodista Reza Deghati que ayuda a los niños refugiados a hacer fotografías sobre su realidad

El proyecto Exile Voices es la historia de los refugiados contada por los propios niños del campo de refugiados Kawergosk y que gracias al fotógrafo del National Geography Reza Degharti han logrado retratar las condiciones y el día a día de este campamento.

Reza Deghati es reconocido por sus trabajos sobre fotoperiodismo y fotografía de guerra, aunque el prefiere autodenominarse “fotógrafo de paz”. De origen iraní tuvo muchos problemas para convertirse en fotógrafo debido al Régimen del Sha, del que sufrió torturas, el exilio a Francia e incluso estuvo encarcelado por desarrollar su actividad como fotógrafo independiente.

Reza Deghati

Reza Deghati

Desde el año 1983, Reza lleva creando proyectos humanitarios de ayuda a los más necesitados. Entre sus mayores éxitos está la organización sin ánimo de lucro AINA, fundada en 2001 en Afganistán y destinada a la formación de mujeres y jóvenes desfavorecidos interesados en los medios audiovisuales y proporcionándoles el equipo necesario para ello.

Grupo de niños con su profesor

Grupo de alumnos de la Visual Academy de Reza Deghati

“Como fotógrafo, cubriendo las guerras y los conflictos, me di cuenta de que hay dos tipos de destrucciones. Una que es visual, palpable y que puede ser captada por la cámara: los edificios colapsados por las bombas, los cuerpos destrozados. Podemos fotografiar toda esa destrucción material. Pero la segunda destrucción es mucho más importante y profunda: la destrucción invisible; la destrucción de las almas, el trauma de la guerra, la extinción de las relaciones humanas”

niños refugiados imitando a Reza

Reza Deghati

Voces Exile nace de un viaje del fotógrafo en 2013 al campamento de refugiados Kawergosk situado en la zona iraquí de Kurdistán. Se trata de un taller en el que los niños del campamento aprenden técnicas fotográficas para luego aplicarlas en sus fotografías y así mostrar al mundo su situación. El resultado es un mural de fotografías de 370 metros con el que se pretende hacer visible el sufrimiento de los refugiados obligados a abandonar su ciudad, su hogar. De este proyecto también nació la Reza Visual Academy at Kawergosk Refugee Camp, la academia dónde los niños refugiados aprenden fotografía.

Niño refugiado saltando en el campamento

Fotografía de Amar Abdulah, uno de los alumnos de Reza Degathi

La labor de Reza en este taller consiste en dotar a los niños de una cámara para que hagan sus fotografías y éstos las guardan en un disco duro externo que es enviado a París y es el propio fotoperiodista el que hace un seguimiento de su formación y publicar sus fotografías en el mural. Además ha formado a un fotoperidista refugiado sirio, Mohammad Qaddri, para ayudar a sus alumnos cuando el no esté.

Algunos de los niñas que han participado con Reza Deghati desde 2013

Algunos de los niños y niñas que han participado con Reza Deghati desde 2013

Este proyecto, respaldado por ACNUR, también cuenta con una exposición propia impulsada por la televisión franco-alemana en la que se incluyen las mejores fotografías de los niños refugiados, del propio Reza Deghati y de Ali Bin Thalith, el fotógrafo procedente de Dubai con espectaculares fotografías de los campos del norte de Jordania.

Amer Abdulah

Amer Abdulah

Zapatillas sucias y rotas

Maya Rostam

Las fotografías de estos niños son dignas de cualquier fotógrafo profesional. Aquí os dejamos algunas de ellas pero si queréis conocer más sobre el proyecto podéis visitar su página web.

Hombre lavándose la cara

Mohammad Husein

Niña en la orilla del río

Nalin Bashar

Reflejo de niño refugiado en el espejo

Ali Morad

Entre sus avances futuros para este taller está en seguir proporcionando ayuda y formación a los más jóvenes e incluir ordenadores para que los niños puedan seguir documentando su día a día.

Si queréis conocer más historias como esta os recomendamos la película documental “Born into Brothels” , dónde narra la historia de un fotógrafos que viajó a la India a fotografiar la vida de las prostitutas y acabó enseñando fotografía a sus hijos. Esta pieza ganó un Oscar en en 2004 a la mejor película documental.

Paz Peño
Estudiante de Comunicación Audiovisual y apasionada de la fotografía, el cine y la música. Coleccionista de grandes momentos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.