Aspectos que debes tener en cuenta para no cometer errores básicos en tus fotografías

Cuando nos iniciamos en el mundo de la fotografía y si no hemos recibido una formación adecuada es normal que cometamos pequeños. Ya os contamos las 10 reglas básicas para hacer fotografía, pero hoy hemos recopilado algunos de los errores más comunes y cómo solucionarlos.

No ubicar correctamente al objeto protagonista dentro del encuadre

Un error muy común es la tendencia a ubicar al protagonista en el centro de la imagen creyendo que así le otorgamos mayor importancia, pero no es así. Si has oído hablar de la regla de los tercios, sabrás que siempre es mejor colocar ese elemento en alguno de los puntos con más peso visual, así dotamos de armonía al encuadre y a la composición de la fotografía. También podemos optar por la opción de la Espiral Áurea, constantemente presente en la naturaleza y estudiada desde hace siglos. Con esta espiral obtenemos proporciones naturales que resultan muy eficaces a nivel de composición.

Espiral áurea en fotografía de Henri Cartier-Bresson

Henri Cartier-Bresson

Regla de los tercios

Gina Yeo

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que si queremos a un protagonista en una fotografía de paisaje, el sujeto no puede estar demasiado lejos porque pierde protagonismo. Por ello, es mucho más recomendable situarlo cerca de la cámara o bien, recortar la imagen en la posterior edición de la foto. 

Encuadres con poco aire

Siguiendo con la idea de no situar correctamente al protagonista, otro error que deriva de esto es que la imagen carece de aire y de espacio. Si bien es cierto que para la macrofotografía o para los retratos es recomendable rellenar el encuadre, para otro tipo de fotografías no es lo más conveniente, asfixia la composición. En fotografías en las que aparecen personas, por ejemplo, tenemos que poner especial cuidado en no cortar extremidades, no cortar una mejilla si es un primer plano, etc. En definitiva, el espacio dará más relevancia al protagonista.

Chema Madoz

Imágenes sobreexpuestas o subexpuestas

La luz es una de las herramientas más importantes que debemos controlar cuando hacemos una foto. Por ello, otro error de principiantes son las imágenes demasiado oscuras o con demasiada luz. Este error puede deberse a la falta de manejo de los parámetros de la cámara. Si disparamos en modo manual, pero no hemos ajustado los parámetros correctamente, la luz puede jugarnos una mala pasada. Si tenemos un escenario con poca luz sería recomendable bien contar con un flash, o bien situar los objetos cerca de la cámara, ya que el flash que viene incorporado en las cámaras réflex no tiene la suficiente potencia como para alcanzar una gran distancia. En estos casos hay que tener cuidado cuando ajustamos los parámetros, ya que si ponemos una ISO alta la fotografía tendrá mucho ruido.

chica sentada con la luz de una lámpara

Ryan Muirhead

En el caso de las imágenes quemadas o sobreexpuestas, lo mejor es cerrar el diafragma, ya que las cámaras digitales suelen ser muy sensibles a la luz, y hacer esto nos permitiría controlar la cantidad adecuada de luz que llega al sensor.

Balance de blancos

Hacer un balance de blancos significa darle a nuestra cámara la información necesaria sobre el tipo de iluminación que está presente en la escena, pero muchas veces nos olvidamos de hacer este paso tan importante. Algo que nos puede venir muy bien si nos olvidamos de hacer el balance de blancos es disparar tanto en JPEG como en RAW, ya que de esta manera tendremos más información a la hora de editar la foto.

¿Qué otros errores fotográficos os han ocurrido y añadiríais a la lista?

Sofía De Lucas Muñoz
Estudiante de Comunicación Audiovisual. Fan del maquillaje y sus tendencias. Fotógrafa aficionada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.