En fotografía profesional se emplean muchos efectos para mejorar las imágenes que tomamos

Cuando llevas un tiempo haciendo fotografías y empiezas a controlar los parámetros es hora de empezar a poner en práctica algunas técnicas con el fin de conseguir efectos interesantes en tus fotografías. Algunas de las mejores fotografías del mundo se han conseguido gracias a estos efectos, como podemos ver en este artículo de las mejores fotografías de la Agencia Magnum.
Los efectos de los que vamos a hablar a continuación se pueden realizar directamente con la cámara, sin necesidad de un retoque posterior.
El primero y más recurrido es el desenfoque selectivo. A este desenfoque también se le conoce como bokeh. Con esta técnica conseguimos que solamente aquello que enfocamos aparezca nítido y el resto desenfocado. Al hacer esto toda la atención se centra en nuestro sujeto.
Para poder hacer esto tenemos varias opciones. La primera es utilizar un número f muy pequeño o, lo que es lo mismo, abrir el diafragma todo lo que nos permita nuestro objetivo. Cuánto más luminoso sea el objetivo más conseguiremos desenfocar el fondo.

Efectos en las fotografías

Otra opción es utilizar mucho zoom. Cuanto más zoom, más desenfoque conseguimos. La última opción es la de acercarnos mucho a lo que vayamos a fotografiar. De esta manera estamos mucho más cerca del objeto que del fondo, sacándolo desenfocado.

Un efecto que muchos iniciados en la fotografía buscan es el efecto seda del agua. Este efecto aparece cuando realizamos fotografías con tiempos de exposición largos, de varios segundos o incluso minutos. Durante este tiempo, el agua en movimiento es captada por la cámara dando la sensación de humo o seda. Para ello es necesario utilizar un trípode. Si vamos a disparar más de 30″ necesitaremos un cable disparador.

Cuando hacemos esto mismo en una ciudad por la noche donde pasan vehículos conseguimos una fotografía de larga exposición en la que hemos registrado las luces de los coches en movimiento, creando líneas de colores. Si encontramos un buen punto elevado, por ejemplo, un puente, podemos obtener las trazas que dejan los coches que van tanto en un sentido como en el otro. Solamente se queda registrada la luz de los coches, y no los coches. Salvo que estén quietos como en la fotografía al estar el semáforo en rojo.

Efectos en las fotografías
Fotografiar objetos que se mueven a velocidades lentas nos permite conseguir escenas donde los objetos están movidos o borrosos. Esto consigue transmitir una sensación de movimiento, mostrar una acción.
Una versión del efecto anterior es el barrido. Esta técnica se utiliza para fotografiar objetos que se están moviendo pero, en esta ocasión, en vez de estar quietos a la hora de disparar, tenemos que realizar un seguimiento. Es decir, acompañaremos al objeto mientras se mueve. Si a esto le añadimos que vamos a utilizar velocidades de obturación lentas, nos aparece un sujeto más o menos enfocado y un fondo movido.

Efectos en las fotografías

Un barrido a una bicicleta es sencillo puesto que no se mueve muy rápido. Sin embargo, para conseguir el fondo más desenfocado necesitamos usar velocidades lentas.
Para conseguir estos resultados hay que configurar la cámara de forma adecuada. Lo primero que hay que hacer es configurar el sistema de enfoque en continuo para poder seguir el movimiento de los objetos. Después, configuramos el modo ráfaga, ya que es muy difícil obtener una sola foto enfocada. Por último, es interesante modificar el punto de enfoque para que la composición quede a nuestro gusto.

Sergio Arias
Fotógrafo profesional especializado en viajes, naturaleza y turismo. Formado de manera autodidacta trata de buscar momentos únicos, buscando siempre buenas luces pero sobre todo una buena composición. Apasionado del blanco y negro donde encuentra su visión más personal.
Sergio Arias on InstagramSergio Arias on TwitterSergio Arias on Wordpress

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.