La URSS bajo la mirada de Boris Mikhaïlov

Nadar a contra corriente se convierte muchas veces en arte, así le ocurrió a Boris Mikhaïlov, fotógrafo ucraniano que se resistió a seguir las normas de la Unión Soviética.
Mikhaïlov se hizo ingeniero técnico, y a los 28 años, movido por la curiosidad, aprendió fotografía de manera autodidacta, pero unas fotos que tomó de su mujer desnuda lo llevó a estar en la mira de KGB (Cómite para la Seguridad del Estado-policía secreta de la Unión Soviética) los cuales tacharon de pornografía dichas fotografías.

El fotógrafo Boris Mikhaïlov

Retrato de Boris Mikhaïlov

Estas acusaciones llevaron a que Boris se dedicara por completo al mundo fotográfico, y dijera adiós para siempre a la ingeniería.
Desde su primera fotografía Mikhaïlov crea un lenguaje propio, con una perspectiva opuesta al realismo socialista que se vivía en aquella época, en ellas lo conceptual tiene vida e impulsa al espectador a encontrar matices diferentes de un espacio real, pero donde lo irreal tiene cabida.
En cada toma la sexualidad y el erotismo tienen privilegios, utilizándolas para hacer reflexión y en cierto modo también quejarse del sistema soviético que arropaba a la sociedad.

Mens Talk. Fotografía de Mikhaïlov

Boris Mikhaïlov

Sus obras acabaron dándose a conocer en Occidente, donde ha tenido una acogida y aceptación extraordinaria, convirtiéndose en uno de los fotógrafos más conocidos y que han representado en su esplendor a la Unión Soviética.

Boris lleva mucho tiempo viviendo en Occidente y afirma que un estado comunista solo cohíbe y puede llegar a anular por completo el proceso creativo de un individuo, pero que en Occidente ocurre lo contrario, tanta libertad limita a que el fotógrafo innove a nuevos métodos.
Su estilo fotográfico se puede percibir por completo en sus series, la mayoría se caracterizan por estar coloreadas o ser imágenes antiguas trabajadas con métodos modernos.

URSS. Boris Mikhaïlov

Boris Mikhaïlov

Un ejemplo de color, es la “Serie Roja”, realizada entre 1968 y 1975 en la cual predominaba el color rojo mientras fotografiaba la ciudad de Járkov y su gente.
A esta le siguió la serie “Luriki”, compuesta por retratos de personas que estaban coloreadas a mano, luego realizó “Salt Lake” en 1980, tomadas en blanco y negro y sepia, escenificada en una zona donde había vertidos químicos y se encontraban personas bañándose.

Salt Lake. Boris Mikhaïlov

Boris Mikhaïlov

En 1982 hizo un cambio y la serie “Viscidity” también en blanco y negro, pasaban a tener textos sobre sí mismas.
“At Dusk” de 1993 rememora las evacuaciones ocurridas durante la Segunda Guerra Mundial, escenificadas con personas de clase baja de Ucrania, al observarlas se puede percibir un ligero viraje en azul. Y en 1999 recoge en fotografías la vida de personas que no tienen hogar y crea la serie “Case History”.
En casi todas sus fotos y series muestra a una sociedad desnuda, y no solo físicamente, si no que capta el rechazo, la degradación y dolor que viven los pobres en Ucrania, pero otros tienen un concepto distinto sobre sus fotografías, y afirman que no se sienten reales, porque el fotógrafo muchas veces paga a sus personajes para ser fotografiados y se pierde lo real que podría ser el testimonio fotográfico.
Pero una de las más conocidas es la serie “I am not i” de 1992, donde se puede observar al mismo Boris haciendo de modelo, y ridiculizando el nazismo y el poder que muchas ejercen sobre la sociedad las culturas y los géneros. Los escenifica mediante poses y actitudes muy parecidas a desnudos del sigo XIX, otras se asemejan a símbolos cristianos como Adan y Eva, Jesús en la cruz y una peitá y otras a atríbutos de la Union Sovietica como sombreros, medallas, uniformes y los tatuajes de Lenin, todas ellas dan como resultado una composición teatral de personajes a los que el artista en cierta forma debe de retribuir.

Tríptico de Boris Mikhaïlov

Boris Mikhaïlov

Boris Mikhaïlov recibió en 1996 la privilegiada beca del Servicio Alemán de Intercambio Académico, DAAD, pasando a residir a Berlin desde ese momento.
En 1997 obtuvo el premio Albert Renger-Patzsch, en el 2000 el Hasselblad Master Award, y en 2001 el Premio Citibank.
Se puede considerar a este artista un enigma para aquellos que buscan encontrar la verdad con tan solo mirar sus fotografías y no van más allá para entender su verdadero significado.

Massy Zaiter
Dominicana residente en Madrid, periodista, community manager y fotógrafa profesional que incursiona en el mundo de la fotografía de bodas. Me gusta conocer nuevas culturas y desnudar un libro tomando café.
Massy Zaiter on FacebookMassy Zaiter on InstagramMassy Zaiter on Twitter

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.