“Si puedes oler la calle al mirar la foto, entonces es street photography”, Bruce Gilden

Bruce Gilden siempre se ha sentido muy atraído por el comportamiento de los seres humanos en la sociedad, lo que le llevó a estudiar Sociología en la Universidad Estatal de Pensilvania. Sin embargo, no fue este motivo el que le hizo salir a la calle para retratar el alma de personas anónimas a través de la fotografía. El hecho desencadenante fue la visualización en el año 1968 de “Blow-up”, película de Michelangelo Antonioni que está inspirada en la vida del fotógrafo Sergio Larraín.

Compró entonces su primera cámara y se apuntó a la Escuela de Artes Visuales de Nueva York, donde comenzó a asistir a clases nocturnas. Mientras su carrera profesional despegaba, se ganaba la vida trabajando como taxista en su ciudad natal. Armado con una Leica M6 con lente 21mm y un flash de mano, emprendió su primer gran proyecto, que reflejaba con una autenticidad que roza lo tosco la vida veraniega de Coney Island.

Treinta años más tarde se convirtió en miembro de la Agencia Magnum, adquiriendo el pleno derecho en 2002. Desde entonces ha recorrido distintas ciudades fotografiando especialmente “a los de abajo”, como suele decir él. Prostitutas, delincuentes y vagabundos se mezclan con gente corriente en sus fotografías.

Se define a sí mismo como “fotógrafo callejero”, con un estilo que le aleja de otros profesionales que también han dedicado su trayectoria al street photography. Y es que Bruce Gilden no quiere pasar desapercibido entre la muchedumbre, prefiere ver y ser visto, que los protagonistas de sus imágenes sean conscientes de que están siendo fotografiados. Le gusta acercarse lo suficiente como para poder mirar a las personas directamente a los ojos.

Simplemente se coloca y pulsa el disparador a escasos centímetros de la persona que en ese momento pase por delante y le haya llamado lo suficiente la atención. Si bien muchos tildan su técnica de molesta e intimidadora, lo cierto es que logra captar la esencia de cada persona con una profundidad brutal. En ocasiones su atrevimiento le ha provocado algún enfrentamiento, pero como el propio Bruce Gilden explica: “Confío mucho en mi instinto. Esto no significa que a veces me equivoque, pero generalmente cuando te sientes cómodo la gente lo nota”.

En el año 1984 viajó por primera vez a Haití para documentar las tradiciones de sus habitantes. Sintió una química inmediata hacia esa tierra caribeña, lo primero que pensó al llegar fue cómo había podido vivir tanto tiempo sin conocer un lugar así. Hasta la actualidad ha regresado nada menos que en veintidós ocasiones, inmortalizando momentos tan duros como los que le sucedieron al terremoto que destruyó un país que es en la actualidad el segundo más pobre del mundo.

Uno de sus trabajos más arriesgados lo llevó a cabo en Japón. En Go podemos encontrar la vida en los suburbios de ciudades como Tokio y Osaka. El fotógrafo además se interna en la boca del lobo al fotografiar a los Yakuza, la mafia japonesa considerada el mayor grupo de crimen organizado en activo.

Faces recoge sin duda sus fotografías más grotescas. A lo largo de dos años viajó por Norteamérica, Colombia y Reino Unido para fotografiar a las personas ignoradas por la sociedad. La obra se compone de un total de cincuenta y dos retratos de sujetos marginados a los que divide en tres categorías; aquellos que fotografió con el único objetivo de “romper el hielo” en el lugar, los que le suponían un reto especial y los que sintió la necesidad irresistible de incluir en el proyecto.

Bruce Gilden: Faces

Bruce Gilden

Su estilo en cierta manera agresivo e inconfundible provoca que, o bien sientas una increíble admiración por su trabajo, o bien un rechazo inmediato. Podemos decir que Bruce Gilden es un fotógrafo incomprendido pero, ¿no lo han sido también los mejores artistas?

Para ver su obra tendrás que viajar hasta el MoMa de Nueva York o la National Gallery de Canadá, por lo que si estás interesado en la vida de este excéntrico fotógrafo te recomendamos el documental “Misery loves company: the live and death of Bruce Gilden” ¡Esperemos que lo disfrutes!

Esther de Vicente
Estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Amante de la vida y sus momentos. Me encanta la fotografía, el mundo de la moda, y por encima de todo viajar. Siempre con ganas de conocer lo desconocido.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.