La fotoperiodista y autora del proyecto Children of God, Aleksandra Dynas nos cuenta todo sobre las historias olvidadas de los niños ugandeses

Si bien hace unos días abordamos las historias de los niños a través de las fotografías de sus propios padres, hoy nos queremos poner serios. Hablamos de la situación de las personas más vulnerables del planeta a través del objetivo de la fotoperiodista Aleksandra Dynas. Children of God es el proyecto donde esta fotógrafa polaca retrata el día a día de los niños en Uganda.
Situado al este de África, Uganda posee una gran extensión natural que engloba sabanas, selvas y varios lagos como el Lago Victoria. Las ciudades más importantes del país se encuentran en el sur y entre ellas destacan su capital Kampala. 
En Kampala viven más 10.000 niños en la calles que se ven obligados a pedir por las calles o a trabajar en puestos precarios desde muy pequeños. Estos niños están expuestos a la explotación y al abuso, y carecen de acceso a agua potable, comida y atención médica.
niños esperando la comida

Children of God por Aleksandra Dynas

Así nace Children of God, el proyecto fotoperiodístico de Aleksandra Dynas que nos habla de las historias olvidadas de las personas, en este caso de los niños, cuya voz no llega a Europa. Hemos hablado con ella para que nos cuente todo acerca de este emotivo proyecto:

Para empezar háblanos un poco de ti, ¿cómo te iniciaste en el mundo de la fotografía?

Yo soy economista y la verdad es que nunca he pensado en hacer fotos o estudiar fotografía. Pero hace 3 años quise cambiar números por algo más creativo y decidí probar la fotografía. Me compré una cámara de segunda mano barata y busqué gente que me pudiera enseñar cómo funciona. Así conocí a un grupo de fotografía y un fotógrafo polaco que me enseñó lo básico. Luego intentaba aprender por mi cuenta y empecé a hacer talleres, cursos y ver muchas fotografías de otros fotógrafos. Después de estudiar fotografía de viajes, retrato y fotografía creativa, entendí que lo que más me gustaba, como persona y como fotógrafa, era la gente y sus historias. Decidí estudiar fotoperiodismo más a fondo para poder dedicarme profesionalmente a ello. Y en eso estoy 🙂

Hace 8 meses que vives en Uganda. ¿Qué hizo que te trasladases allí para retratar la vulnerabilidad de este país?

Ya no vivo en Uganda, volví a Barcelona durante un periodo corto de tiempo. En una de las clases de fotoperiodismo, tuvimos clase con Samuel Aranda y nos dijo que lo mejor que podíamos hacer como fotógrafos era irnos fuera e intentar hacer proyectos personales y contactar con medios internacionales. También como fotoperiodista empecé a interesarme por temas sociales, ayuda humanitaria y cooperación internacional. Hice varios cursos sobre ello porque creo que si trabajas en países subdesarrollados y tocas problemas de desarrollo, tienes que saber qué es lo que vas a fotografiar. Necesitas información para que tus fotos reflejen el 100% de la realidad. Así, decidí irme primero como voluntaria, para trabajar en una organización que trabajaba con niños de la calle y niños enfermos de SIDA. Quería irme a India pero el proyecto que me gustó estaba en Uganda, así que fui a África un poco por casualidad. Fui sin saber lo que iba a fotografiar. Pero allí, descubrí que los niños de la calle es un problema muy grande. Además me pareció una tragedia y quise contar su historia porque la verdad es que a poca gente le importan.

Ugandés afectado por VIH

Children of God por Aleksandra Dynas

niño tumbado en el suelo

Children of God por Aleksandra Dynas

¿Qué intentas conseguir con el proyecto Children of God?

Muchos dirán que hice este proyecto retratando a niños pobres en África para lanzar mi carrera, para lucir mi trabajo, para hacerme rica con su sufrimiento. Pero no, no lo hice por eso. He hecho este proyecto para provocar una conversación, para hacer que alguien piense sobre ello, que se cuestionen las cosas, que aprendan del mundo. Quiero que la gente sepa sobre el tema. Me encantaría poder decir que con estas fotos voy a cambiar el mundo y la situación de los niños. No es así pero a lo mejor alguien que ha visto el proyecto quiera ayudar. Nunca sabes a quien puede llegar.

Ahora mi trabajo es difundirlo y llegar a un número más grande de personas. Los niños me dejaron entrar en su mundo, ahora yo tengo la responsabilidad de actuar.

muñeco de niño en el suelo

Children of God por Aleksandra Dynas

¿Cómo reflejas la realidad de los niños a través de tus fotografías?

Para poder contar una historia real, necesité tiempo. Estuve trabajando en la calle durante 3 meses, unas 6-12 horas al día. Quería enseñar todo de su vida, o por lo menos una parte muy grande. Entonces tenía que estar allí durante el día y también durante la noche. Por eso dormía en la calle con ellos, porque necesitaba saber qué pasaba a las 2, 3 y 5 de la mañana.

niño mojándose la cara

Children of God por Aleksandra Dynas

Intenté hacer las fotos que realmente reflejen su vida en la calle, y por ende, el grave problema social que ello conlleva. También para poder reflejar la realidad hay que escuchar. Hablaba muchos con ellos porque necesitaba entender su situación. Mis fotos iban mejorando cuanto más tiempo pasaba en la calle porque conocía mejor la situación y podría jugar con las metáforas y hacer fotos que hablan por sí mismas. En general, en mis fotos intento enseñar las emociones.

niños ugandeses en una casa

Children of God por Aleksandra Dynas

¿Qué fue lo más duro a la hora de realizar este trabajo?

No involucrarme emocionalmente. Los temas de los niños siempre son muy difíciles, sobretodo cuando ves el sufrimiento de alguien y sabes que no puedes hacer nada, o muy poquito. Y para poder hacer este trabajo tuve que conocer sus historias, que muchas veces son historias muy duras. Son niños que han pasado por mucho en su vida aun muy corta y no tienen culpa de que estén en la calle. Durante 3 meses coges cariño y haces amigos. Es difícil verlo de forma objetiva, como debería hacer un fotoperiodista profesional. Y también fisicamente cansa mucho. En general África cansa, pero si estás todo el día con el sol, con una cámara pesada e inhalando el aire contaminado que proviene de la basura quemada, tu salud empeora. Creo que para el cuerpo es una carga bastante grande.

madre e hijo en una casa

Children of God por Aleksandra Dynas

Children of God por Aleksandra Dynas

¿Cómo fue la acogida de los jóvenes ugandeses a tu proyecto?

El proyecto no lo han visto aún. Lo he montado en Polonia y no tuve la oportunidad de enseñárselo, mi intención es mandarle el proyecto a la organización que trabajó conmigo para que les enseñe las fotografías a los niños. Me encantaría exponerlo en Uganda porque quiero que se hable de ese tema allí. Es un grave problema y quiero que el Gobierno lo vea. Son ellos quienes podrían cambiar las cosas.

Ugandés fumando

Children of God por Aleksandra Dynas

Cuando empecé a trabajar con ellos, me di cuenta de cómo reaccionaban ante una chica blanca tomando fotos. Tengo que decir que al principio fue difícil porque no están acostumbrados a tener a alguien con una cámara cada día haciendo fotos de ellos. Tanto ellos como yo necesitábamos tiempo para sentirnos cómodos y para que no me vean como a alguien de fuera, una turista. Necesitaban coger la confianza y aceptarme. Sólo cuando me aceptaron al 100% me sentí libre de hacer fotos de todo lo que quería y a ellos no les molestaba. Para eso necesitas tiempo y compromiso con lo que haces y con la gente que fotografías.

niño con una vela en casa

Children of God por Aleksandra Dynas

¿Tienes alguna fotografía que te hubiera gustado tomar para el proyecto y que no hayas podido realizar? ¿Por qué?

Sí, tengo una. Es una foto del niño en la cárcel. En el proyecto hay una donde se ve un chico en la cárcel pero está de lejos y no es la foto que yo quería hacer. Hacer fotos en las cárceles es casi imposible porque en general no puedes tomar fotos de la policía ni de los edificios oficiales. Y menos de la policía que está arrestando a un niño de la calle sin ninguna razón.

Intenté varias veces hacer una foto de algún niño encarcelado pero fue muy muy difícil. Si no conoces bien a algún policía que te deje entrar y que hagas la foto, no lo conseguirás. Pero sí que la tengo en mente y algún un día la haré 🙂

Si tuvieras que quedarte con una foto del proyecto, ¿Cuál sería y por qué?

Esta es la pregunta más difícil para mí. Es muy complicado decidir porque con todas estas fotos tengo un vínculo emocional y cada una significa algo para mí. Me acuerdo del momento cuando la tomé. Pero si tuviera que quedarme con una, solo una, creo que sería la foto de los platos de colores con comida. ¿Por qué? Porque es una foto que no enseña nada y enseña todo. Esta foto es muy simple pero enseña el tamaño del problema.

platos de comida de colores

Children of God por Aleksandra Dynas

La foto en sí no tiene nada. Es la metáfora que lleva detrás. También que los platos sean de colores significa que son platos de niños. Y si te fijas bien hay un plato en el medio, donde el alimento blanco que comen, que es harina de maíz mezclada con agua, hace una forma de África. Creo que esta foto se queda en la memoria.

Sabemos que Children of God es un proyecto que requiere mucho trabajo, pero ¿tienes algún proyecto en mente para el futuro?

De momento no tengo ninguno, estoy promocionando éste e intentando publicarlo donde pueda y exponerlo. No me quedaré en Barcelona, probablemente me iré a Asia o Sudamérica. Los niños de la calle es un problema global así que puede ser que lo continúe en otros continentes para comparar la situación en África con otros sitios. Puede ser un proyecto acabado pero también puedo continuarlo. Aún no sé.

Lo que tengo seguro es que trabajaré en temas que me motiven, que me muevan y que sean importantes desde mi punto de vista. Porque sólo entonces surgen proyectos que realmente valen la pena.      

Porque un proyecto bueno no nace en la mente. Nace en el corazón.

Paz Peño
Estudiante de Comunicación Audiovisual y apasionada de la fotografía, el cine y la música. Coleccionista de grandes momentos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.