Radiografías insólitas

La radiología es una de las áreas de la medicina con más alcance y poder médico, millones se realizan a diario alrededor del mundo, y algunos resultados que más que presentar un diagnóstico médico, muestran momentos únicos e inmemorables de personas que no tomaron la mejor decisión o no estaban en el lugar correcto.

Primera radiografía de la historia

Una mano con un anillo se conoce como la primera radiografía de la historia, realizada por el físico Wilhelm Conrad Röntgen, quien realizaba los experimentos en objetos. Hasta que la tarde del 22 de diciembre de 1895 decide hacerlo con seres humanos. Como no podía realizar el experimento y colocar su mano para la exposición al mismo tiempo, le dijo a su esposa Berta que colocara la suya. 15 minutos después tenemos lo que conocemos hoy como la primera radiografía de la historia.

La primera radiografía de la historia

En ese momento le llamó “rayos incógnita” o “rayos X” ya que no sabía porque eran provocados. Años después con investigaciones que descifraron que eran, pero se continuaron llamando igual.

A lo largo de los años se han realizado listados de fotografías de radiografías, desde las más extrañas, alucinantes, curiosas y aunque tan solo podemos verlas, imaginamos que dolorosas, y hemos hecho nuestra propia selección deteniéndonos en los casos más raros de la historia.

  • Una mujer brasileña tenía en su cuerpo alrededor de 26 agujas de acero, que le fueron encontradas a través de una radiografía de tórax. Acudió al médico presa de dolores en el oído. Al parecer la mujer creció en una familia de costureros y las agujas eran pan de cada día durante su infancia.

Radiografía de agujas en el cuerpo

  • 27 eran los clavos que Chen Liu tenía en su cráneo, incrustados ahí con una pistola utilizada en carpintería, fue encontrado muerto en el río George, en Sydney.

Radiografía clavos en la cabeza

  • ¿Cómo puede llegar una llave al ojo de un niño? Un bebé de 2 años se cayó mientras jugaba en su hogar mientras tenía las llaves en la mano, al caer se le enterró una de ellas en el ojo, y le perforó una pequeña parte del cerebro.
  • Cazar un insecto puede ser una tarea ardua, tan intensa que deja un tenedor en el estómago de una mujer. El doctor Nikola del Hospital Poriah muestra la radiografía realizada.

Tenedor en el estómago

  • Unas tijeras de 17 centímetros fueron encontradas en el estómago de Pat Skinner. Fue operada del colon y 18 meses después volvió al hospital reclamando insistentemente que aún tenía dolor de estómago.
  • Una mujer china llamada Luo Cuifen tuvo en su cuerpo 23 agujas desde su infancia. Sus abuelos intentaron asesinarla cuando era tan solo una niña.

 

  • Un adolescente fue apuñalado entre ceja y ceja, con un cuchillo de 12 centímetros. Sobrevivió gracias a que nadie intentó extraerlo de ahí.

Cuchillo en el cráneo

  • Esta fotografía muestra una Barbie en los intestinos de una niña. La imagen se encuentra en el libro “Stuck Up”, que recopila 100 objetos que han sido ingeridos o insertados en lugares equivocados, escrito por los médicos Rich E. Dreben, Marty A. Sindhian y Murdoc Knight.

Radiografía de una barbie en el estómago. Radiografías curiosas

  • Unas tijeras de jardinería fueron a parar a la cabeza de Leroy Luetscher, anciano de 86 años, mientras iba caminando resbalo encima de ellas y se le incrustaron en un ojo.

Tijeras de jardín en el cráneo

  • No solo en humanos suceden casos insólitos. Un perro se encargó de esconder las llaves en un buen escondite. Hubo que esperar que hiciera la digestión.

Radiografía de unas llaves en el estómago de un perro

  • Un estudiante de medicina que se encontraba en el turno de emergencia, subió la imagen de esta radiografía a las redes sociales. Es un muñeco Buzz Lightyear de Toy Story incrustado en el ano de un hombre, “este no sabía cómo había llegado ahí”.
  • Un tenedor de 10 centímetros llevó a un hombre de 70 años 12 horas después del accidente, al hospital. El señor introdujo el tenedor en su pene buscando placer sexual, el juego salió bastante mal. Después de mucho lubricante y anestesia, pudieron sacarlo sin provocar ningún daño en el miembro.

Tenedor en la uretra

  • La siguiente fotografía es de un paciente llegó a un hospital en Estados Unidos con unas pilas, unas bolas, una aguja, un pendiente y unas chinchetas que se tragó de forma voluntaria. Nunca se ha determinado por qué lo hizo.

Radiografía con pilas y chinchetas en el estómago

  • Una pedida de matrimonio terminó con el anillo de compromiso en el estómago de la novia. Un joven colocó el anillo en la comida que compartían y la chica no se dio cuenta y se lo tragó.

Anillo de compromiso en el estómago. Radiografías insólitas

Cómo estas fotografías se pueden enumerar otras tantas, ya que muchos son los objetos que han acabado en lugares insospechados, unos por caídas, otros por accidentes y alguno de ellos por querer llevar un paso más allá la creatividad y los momentos de placer.

Massy Zaiter
Dominicana residente en Madrid, periodista, community manager y fotógrafa profesional que incursiona en el mundo de la fotografía de bodas. Me gusta conocer nuevas culturas y desnudar un libro tomando café.
Massy Zaiter on FacebookMassy Zaiter on InstagramMassy Zaiter on Twitter

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.